Política – Europa – 2001

20010305. Suiza, pirata mundial.

Más de tres cuartas partes de los suizos -el 77,5 por ciento- acaban de rechazar en referéndum el iniciar su adhesión a nuestra Unión Europea. No les faltarían algunas razones decentes para hacerlo. Porque la Unión Europea, muy justificable e incluso necesaria para defender a sus miembros de la prepotencia de los Estados Unidos, está de hecho imitándole y aliándose con ese país americano para abusar y explotar aún más al resto del mundo. Pero los suizos no nos rechazan por decencia: al contrario, quieren seguir estando solos para tener más libertad para continuar basando su prosperidad en ser la mayor “isla del tesoro”, el refugio montañoso en donde, con ligeros retoques para adaptarse a los tiempos, pueden seguir depositando con seguridad su botín los piratas más rapaces y sanguinarios del mundo entero, ya sean particulares o políticos. Esto convierte a Suiza en un poderosísimo sostén y estímulo para esa “profesión”, según denuncian algunos de sus más clarividentes… y decentes ciudadanos.

El aplastante resultado de su referéndum, su rotunda reafirmación de “neutralidad” –al igual de lo que ocurrió con la que presumía practicar durante Guerra Mundial- permitirá a Suiza seguir prosperando con negocios perjudican al mundo entero mucho más de lo que cabría temer incluso si ese país se insertara abiertamente con el peor de los bandos. El papel que se empeña en seguir desempeñando Suiza es, pues, por más que intente camuflarlo, aún mucho más funesto que en el pasado, cuando los suizos eran famosos como bárbaros, montaraces mercenarios que se vendían abiertamente al mejor postor, agravando las guerras y tiranías en Europa; nos lo recuerda aún, auténtica reliquia de aquella época, la guardia suiza vaticana, equivalente en parte a la “guardia mora” de Franco.

20010724. Berlusconi y Mussolini.

La historia, trágicamente, se repite: a principios del siglo veinte, sirviéndose primero de un medio de comunicación importante, cuya ideología acabó traicionando, Mussolini se apoderó finalmente del mando en Italia y destruyó otros medios de comunicación, persiguiendo e incluso matando a sus adversarios.
A principios del siglo veintiuno, apoderándose también de medios de comunicación, Berlusconi ha conseguido llegar a mandar en Italia, y acabamos de ver cómo, con nocturnidad y alevosía, ha atacado la sede de medios de comunicación disconformes con su política, apaleado y ensangrentado a los periodistas y acompañantes, enviándolos a prisión y torturándolos, según ha podido relatar con detalles increíbles uno de los españoles finalmente liberados. Y todo para destruir las pruebas que incriminaban a su gobierno de masivos atropellos antidemocráticos, e incluso la muerte “accidental” (lo accidental es que sólo haya muerto uno) de un opositor político en una de las manifestaciones.
La Italia neofascista de Berlusconi avanza. ¿Hasta cuándo Europa, hoy como ayer con Mussolini, permitirá esos desafueros, e incluso, en ciertos conocidos ambientes, se complacerá con poco disimulo por ello?

20010827. Presos de Italia.

En Italia las cosas están cada día más claras. El ministro de Infraestructuras acaba de declarar que hay que aprender a convivir con la Mafia. En vano los familiares de las víctimas de los mafiosos, así como los jueces y hasta algunas personalidades afines al gobierno han pedido su dimisión por esas descaradas afirmaciones. Porque el mismo presidente, Berlusconi, que ya ha sido investigado al menos dos veces por sus conexiones mafiosas, ¿no está preparando incluso una amnistía para repatriar los capitales cuyos principales detentores todos sabemos quiénes son?
Bien evidente queda, pues, de qué lado está un Gobierno que, tan sospechosamente resignado, y hasta más, con la delincuencia organizada, al mismo tiempo, contra todas las leyes nacionales e internacionales, mantiene presos sin juicio desde hace más de un mes, tras haberse apoderado de muchos de ellos con nocturnidad y alevosía, a cincuenta manifestantes de distintos países contra el G-8 en Génova. Aunque parezca increíble, siguen secuestrados e incluso están siendo torturados de distintos modos, aprovechando que ha pasado la primera oleada de protestas de todo el mundo, lo que le obligó a Berlusconi ceder momentáneamente, practicando algunas dimisiones en sus fuerzas represoras más descaradamente mostraron su fascismo.

20010928. Berlusconi.

En los momentos de crisis, cada cual se revela como lo que es. Así, agravando la actual crisis mundial en perjuicio de todos nosotros, el presidente italiano, Berlusconi, al confirmar quien es realmente el que gobierna una de las principales naciones con las que hemos ligado nuestro destino en la UE. Recordemos que ya tuvo que dimitir una vez por corrupción y sus conexiones con la Mafia, con la que hace poco su ministro tuvo la desvergüenza de afirmar que “tenemos que convivir”. Que sus actuales gravísimas declaraciones de superioridad racial contra los países islámicos lo identifican una vez más como una peligrosa caricatura de un Mussolini, que también subió al poder basándose en medios de comunicación, también se apoyó en la Mafia, también proclamó como su mísera ideología la superioridad racial de los suyos, hasta declarar la guerra a Abisinia y también empleó el terrorismo de Estado que todos hemos podido comprobar con Berlusconi en la reunión en Génova del G-8, cuyos policías torturaban a prisioneros encadenados al grito del “¡Viva Mussolini!”. Si todo ello es un pésimo augurio para toda la Unión Europea, lo es más si cabe para España, cuyo presidente Aznar, de modo demasiado significativo, está mostrando una especial sintonía con ese siniestro personaje.