Paz – 2000

20001204. Nombres conflictivos de las calles.

       En un desliz quizás inconsciente, una locutora madrileña buscó una cierta solución en una alternancia de denominaciones, al hablar de la calle “Caída de la División Azul” en vez de calle de los “Caídos de la División Azul”. Sin esperar aún más –dos tercios de siglo ya bastan- el alcalde sevillano de Madrid debería resolver, consciente, planificada y definitivamente este lamentable y anacrónico problema, como ha hecho ya plenamente el ayuntamiento de Sevilla: eliminando todos los nombres de calles y plazas que aludieran a aquellos tristes sucesos sangrientos, como  en el mismo Madrid se empezó a hacer, restaurando sus primitivos nombres a las calles que el bando vencedor rebautizó como García Morato, Mola, Sanjurjo, etc.