Justicia – 2013

20130403. Mejora la Justicia.

      Hoy creo un poco más en la Justicia: ha sido imputada una mujer adulta, universitaria, empleada de un Banco, copropietaria de una empresa con su marido, juzgado por gravísimos delitos económicos, y que ella sí sabía cobrar grandes sumas y comprarse un palacio. Y creeré más aún que “la Justicia es igual para todos” cuando juzguen a quienes, conociendo en detalle sus acciones, les prepararon una huida y exilio dorado durante largos años en América.

20130428. Ladrones eficientes.

                          En el centro de una capital suramericana conseguí atrapar a un ladrón que quería robarme, y lo entregué a la policía. A los pocos minutos unos ciudadanos me avisaron de que se acercaban varios delincuentes –entre los que vi a mi agresor, ya libre, para darme un escarmiento.

                           Era el mundo al revés, pensé entonces. Pero ahora veo lo mismo aquí: que las víctimas de los más injustos recortes por un Gobierno de corruptos son encima castigadas con fuertes multas, es decir, robados más aún, cuanto se atreven a protestar por ese expolio.  La civilización, decía Ortega y Gasset, es la posibilidad de recurrir. Si no cumplen con su deber los jueces de España ¿no podremos recurrir a los de la Unión europea o a los de las NN. UU.?

20130504. Policías y en Barcelona y Madrid. 

                              Con ocasión de los recientes partidos de fútbol con dos equipos alemanes, viajé a Barcelona, exhibiendo un cartel ante el estadio: «Berlín arruina por tercera vez a una Europa dividida». Muchos prácticamente todos los asistentes, excepto algunos partidarios de Merkel, lo aprobaron; y, como es lógico en una democracia, la policía, muy abundante en Las Corts para protegernos a todos, no tuvo nada que decir.

                              Sin embargo, la tarde anterior, en Madrid, un mando policial, sin que hubiera tampoco ningún problema, me prohibió exhibir ese cartel «a menos de tres manzanas del Bernabeu» (¡!), amenazándome con tres mil (3.000) euros de multa, porque, en su opinión «provocaba a la violencia», cuando es obvio que pretende atajarla y defendernos de ella. Es decir, que, en vez de proteger mi derecho a la libertad de expresión, y a nuestro país, se puso de parte de quienes nos dañan. Y cuando le advertí que recurriría esa multa, se rió de esa posibilidad de que la Justicia fallara en favor mío. ¿Tendrá eso algo que ver con lo que nos está ocurriendo hoy en España?

20130507. La ley del embudo.

Cuando uno ve cómo tratan los jueces a la Infanta Cristina, a la Ministra Mato o a la Pantoja, y cómo lo hacen con otras mujeres involucradas en los mismos hechos, queda claro con qué rigurosidad cumplen esos jueces con la ley… del embudo. Poco tiene que ver esa Justicia que se aplica a los grandes, ricos y poderosos, a los mayúsculos, con la justicia con minúscula con la que se juzga a los que son menos.

20130720. La justicia, a sus pies.

 “Cobos, militante del PP, la Justicia pone a sus pies. Máximo derecho, máxima injusticia.”  Una gran pancarta esperaba el mediodía del viernes a los que salían del Tribunal Constitucional. Pero si detrás de ella hubieran estado miles de ciudadanos, no les hubiera sido tan fácil a los magistrados salir de esa, ni a Cobos volver a entrar en esa, por su culpa, tan devaluada sede.

20130723. El Constitucional.

                             Miles de personas se han manifestado en el centro de la capital para protestar contra el pasteleo político en los nombramientos de magistrados en el Tribunal Constitucional.                Por vergüenza añadida para nosotros, no se trata de España, sino de Perú.

                             De haber sucedido eso aquí, Cobos no se habría limitado a ofrecer un pleno del Tribunal para discutir sobre su nombramiento. No hay nada que discutir. Está bien documentado que es juez y parte, y que ocultó que era parte interesada cuando le nombraron. Ese “humilde profesor”, como hipócritamente se autodefinía Cobos –recuerden su cara, espejo del alma a esa edad-, o no sabe el ABC de la justicia, o no tiene el mínimo de lo que debiera tener.

20130723. Mato, Matas, matáis la justicia.

La “rebaja” del Supremo que libra de la cárcel a Matas, como el menosprecio a las responsabilidades de Mato, como la interminable lentitud en afrontar el caso Bárcenas-Gürtel, después del triple acoso y derribo de Garzón, como el caso Dívar y el ahora increíblemente peor de Cobos, muestra hasta qué punto esta España, país sin ley bien aplicada, ha caído en una cloaca de la que no bastará un lavado de cara para reponernos.

20130724. Máxima corrupción de la Justicia.

El que miembros del máximo tribunal, el Constitucional, declaren que su jefe puede ser juez y parte en las causas demuestra no sólo su radical desprecio de la justicia de verdad, sino su público y oficial compromiso de utilizar las interpretaciones más perversas de la jurisprudencia para impedir que se haga justicia, cometiendo, pues, la máxima corrupción posible de la Justicia. Es la encarnación jurídica del golpe de Estado en favor de la dictadura de los poderosos por parte del poder que ni siquiera ha intentado una mínima transición hacia la democracia. Sólo la ya tan visible reacción social da esperanzas, si no afloja, de que la aparente “reflexión” del implicado no sea sólo una mera táctica para distraer y engañar a la opinión pública.

20130910. Jueces semidioses.

      “Sostenerla y no enmendarla”. La pausa veraniega no les ha hecho reflexionar ni escuchar a su conciencia. Los miembros del Tribunal Constitucional, por unanimidad, siguen empeñados en sostener que los jueces de los jueces no son jueces, y que por tanto, ni la ley, ni un elemental respeto a la justicia, puede impedirles ser juez y parte.

       Así creen que es justo que quien es militante de un partido pueda juzgar causas en que interviene ese partido, como ocurre nada menos que con su presidente, Pérez de Cobos. Sí, el mismo al que eligieron por unánime fallo, monumental error en unos y en otros una desvergonzada complicidad, que ahora se extiende a todos, al descubrirse el pastel. Con esa contumacia no sólo defienden su jugoso empleo, sino la embriagante sensación de sentirse por encima del bien y del mal, de toda justicia, como auténticos semidioses.

20130919. Tribunal Anticonstitucional.

Al refrendar casi por unanimidad que su presidente Cobos puede ser juez y parte, el conjunto del Tribunal que él preside ha demostrado ser en realidad un Tribunal Anticonstitucional, antidemocrático, un remedo de Justicia, lo más insultantemente contrario a la justicia, acto agravado incluso por su sentencia contraria en el caso de Pérez Tremps.

Ni Cobos ni sus subordinados van a dimitir, ni los va a echar el Gobierno que está en el origen de ese delito récord contra el Estado. Sólo queda pues, para no perder toda dignidad, que la ciudadanía, de modo tan pacífico como masivo y decidido, se manifieste cerrando el paso a su sede a esos desvergonzados ocupas que deshonran nuestras instituciones y arrastran por el suelo el buen nombre de España.

20131211. Hacienda, cuestionada.

                                   Junto al Ministerio de Hacienda, y al estilo norteamericano, un ciudadano se ha paseado exhibiendo un cartel: “¿Hacienda somos tontos? ¡La Infanta, al banquillo!”. No hay desastre natural que pueda hacer más daño en un Estado de derecho que esa pertinaz sequía de una Justicia realmente igual para todos.