Economía – 2016

20160208. Multar a quien se debe.

                                 Inspector de Tráfico de Andalucía, Manuel Sagrera, mi padre, sonreiría hoy tristemente en su tumba, porque tenía razón.  Se me quejaba hace casi sesenta años de que la policía le multó por exceso de velocidad a pocos kilómetros de la salida de Córdoba para Sevilla, en unas muy mal trazadas curvas de la carretera. Convertida hoy en una aún peor autovía, a pesar de ser clave incluso a escala intercontinental, sigue siendo el lugar de toda España en que más se multa a los vehículos, en lugar de multar una vez a quienes hicieron ese desastroso trazado, auténtica trampa para los conductores. Claro que eso da dinero a las arcas de los que gobiernan, lo que, desgraciadamente, más de medio siglo después, demuestra de modo contundente que lo que importa a los gobernantes de todo tipo –y cada vez más, dada la mayor cantidad de recursos de todo tipo existentes- no es un mejor tráfico, sino el negocio de multar.