Economía – 2008

20080430. Quienes celebran el Primero de Mayo.

                              El Primero de Mayo, los ardientes discursos de denuncia en favor de los más desfavorecidos y los llamamientos a avanzar hacia el reino de la justicia con un nuevo Gobierno son cada vez más parecidos a los tradicionales sermones exigiendo caridad para con los pobres y reclamando confianza en el triunfo final de la equidad en el reino del más allá. Por eso no es de extrañar que unos trabajadores hoy más ilustrados deserten hoy aún más rápidamente que las iglesias estas ceremonias obreristas, que esos dirigentes sindicalistas terminan celebrándolas de verdad con los ricos y poderosos, a quienes esos ritos, demagógicamente presentados como reivindicación de los de abajo, realmente aprovechan y confirman en sus privilegios.

20080523. No a esta Europa apartheid.

                                 Ni España ni Europa podrían acoger a todos los que hoy intentan desesperadamente ingresar en ella, aun a costa de dejarse la vida en el mar o esclavizarse con mafias sin escrúpulos. Pero esa “avalancha” es la única alternativa de una vida digna para millones de seres humanos, tras su empobrecimiento por el saqueo de sus materias primas y la ruina de sus productos por la avalancha de la agricultura e industria subvencionadas por el Norte, tras su ocupación militar, de hecho, del Sur y su reparto de armas entre los regímenes cómplices de esa su política de dominio mundial.

                               Las recién aprobadas inhumanas leyes inmigratorias de la Unión Europea no son sino el reconocimiento oficial de que ya no cree en la vigencia de los derechos humanos para todos, instaurando así de hecho la Europa apartheid. No es esta la Unión Europea justa y democrática a la que nuestros dirigentes nos prometieron llegar. Está en juego no ya sólo un modo de vida digno para los inmigrantes, sino para el resto del Sur y -más a la corta que a la larga- para nosotros mismos, los del Norte, como los precedentes de Suráfrica en el siglo XX, y de los mismos Estados Unidos en el XIX nos permiten vislumbrar, tomar conciencia y reaccionar para no tener que repetir agigantadas tan dolorosas experiencias.

20080523. Rostros de cemento.

                              La democracia es, como la vida misma, una lucha diaria. De poco sirve depositar un voto cada X años, si no se vigila que para contrarrestar los ataques de los poderosos. Por ejemplo, los tiburones de las finanzas, que presionan para privatizar las ganancias y socializar –es decir, que paguemos todos, sus pérdidas. Hoy, por ejemplo, después de ganar sumas fabulosas a costa de un artículo de primera necesidad, como la vivienda, reclaman ayudas fiscales y otras para evitar la ya inevitable caída, y vuelta a la racionalidad- de los precios.

                             Sólo un pueblo muy ignorante, o irresponsablemente descuidado de sus propios intereses y los de su familia, se dejará engañar con sus hipócritas quejas y exigencia de ayudas para evitar la ralentización de la economía, ruina de las empresas   caída del empleo: ya hubo antes y habrá ahora nuevas, más productivas y menos especulativas áreas de actividad económica para resolver esos coyunturales desajustes del ladrillo que ellos mismos han provocado. La opinión pública, debe responder rotundamente a esos especuladores que intentan ahora suscitar su compasión, con un rostro más duro que el cemento con el que nos han estado perjudicando tanto y durante tanto tiempo.

20080523. Libertad de asociación.

                           Ante las próximas elecciones, víctima como otros muchos autónomos de una colegiación obligatoria a una Cámara de Comercio por la que no me siento en absoluto representado, reclamo a los partidos políticos para que se comprometan a terminar con ese tiránico saqueo, contra el que practico el único recurso que me queda: resistirme hasta que embargan mi cuenta y me colocan en una infame lista de morosos. Por el huevo y por el fuero, ¡basta ya de atropellos, libertad de asociación!

20080523. Inmobiliarias y navajazos.

                           Las aguas van volviendo de modo bien visible e imparable a su cauce, y empiezan a bajar los más que triplicados precios de la vivienda. Una de sus manifestaciones es la lucha a muerte por el botín que enfrenta a algunos especuladores, a diferentes niveles, de ese artículo de primera necesidad.

                           He sido testigo involuntaria de un significativo acto de esa despiadada, feroz competencia a navajazos por algunos de esa lamentable mafia. En el Barrio de la Concepción, un individuo joven bien trajeado iba colocando cartelitos de su chiringuito, una franquicia de una de las inmobiliarias más… técnicas, poniéndolos no sólo encima de otros carteles, sino arrancando y tirando al suelo, sin vergüenza, en pleno día, los de la competencia. Recriminado por una persona mayor, no tuvo empacho en acercársele, insultándole y amenazándole cobardemente. Indignada, llamé para protestar al teléfono de su agencia, en la calle Doctor Vallejo, donde encima le defendieron diciendo: “Peor es robar”. Como si ellos, en más de un sentido, no lo estuvieran haciendo.

20080606. Corredora de los especuladores.

                             Si no lo veo, no lo creo. Dentro de una creciente crisis económica que lleva a un aumento las tasas de interés y del impago de las hipotecas de viviendas, así como a un fuertísimo parón de su venta y de su precio, que lentamente está volviendo a sus justos límites, sólo los especuladores más descarados se atreven a sostener que “es el momento adecuado para comprar una vivienda”. Pues esa ha sido literalmente la afirmación que ha hecho, aprovechando su cargo, la ministra de la vivienda, Beatriz Corredor. Más que pagada por todos nosotros parece, pues, ser una “Corredora” engañosa en favor de esos funestos especuladores, claros responsables de la crisis inmobiliaria y adyacentes. Si no ella misma, un Gobierno con un mínimo de dignidad debiera forzarla a dimitir.

20080611. Impuesto liberticida.

                        Para los que somos amantes de la libertad, los verdaderos liberales, nada hay más odioso que lo “impuesto”. En una sociedad democrática no existiría ese término para referirse a las necesarias contribuciones a la convivencia, que cualquier persona normal debería abonar con satisfacción y orgullo, como ya se hacía en las sociedades “primitivas”. No habría “impuestos”, porque “toda contribución no votada es tiranía”.

                        Especialmente triste ejemplo de ello es el “impuesto religioso”. Al revés que en Alemania y otros países serios, donde el católico añade realmente de su bolsillo esa cantidad al declarar,  en España esa pretendida contribución voluntaria esconde  -sólo para los incultos o cómplices, es verdad- una odiosa tiranía liberticida, no sólo contra la economía, sino también contra la conciencia de tres de cada cuatro contribuyentes, esa inmensa mayoría que -por ser cristianos de verdad y no querer contribuir a ese engaño, o por ser de otra ideología- nos negamos a poner esa cruz en nuestra declaración. Porque el que pone esa cruz, como no da ni un céntimo más que los demás en su declaración, crea un agujero en la recaudación que debemos cubrir entre todos, obligándonos a todos a pagar ese dinero al clero.

                       En esta aún demasiado diferente e injusta España se sigue practicando la perversa tradición de tener aún de hecho, si no de derecho, una religión de Estado, impuesta, que se remonta a los Reyes Católicos, a Recadero e incluso a Constantino pero que, desde luego, es lo más opuesto a lo que predicó Jesús; y toda religión digna de ese nombre es lo más contrario a cualquier tipo de “impuesto”.

20080719. Caro petróleo.

                        Yo nunca creí que el petróleo pudiera llegar a ser tan costoso. Hasta ahora, se tenía como colmo de crueldad la civilización azteca, basada en mantener la energía del Sol –que aseguraba las cosechas- mediante ingentes sacrificios humanos, obteniendo víctimas con incesantes guerras contra sus vecinos. Superando ese sistema, con el argumento de que sólo así podría seguir marchando bien la maquinaría social y física, con un petróleo barato, Aznar avaló las mayores mentiras y una interminable guerra genocida.

                          Hoy, con un petróleo cuatro veces más caro aún, Zapatero no duda en hacerse testigo de la bondad de los reyes del petróleo, dictadores de Arabia Saudita, que durante decenios han creado con sus petrodólares escuelas de fanatismo islamista, de donde ha salido esa “guerra santa” de la que ahora, con inaudito valor, han venido a Madrid a declararse inocentes y enemigos, para poder continuar con ese aval su tan destructivo adoctrinamiento fanatizador. 

                           Cuando el petróleo vuelva a multiplicar su precio ¿habrá otro presidente capaz de aún mayores “sacrificios”, o será ese capaz, como en otros países, de encontrar alternativas más acordes con los derechos humanos y con la dignidad de nuestro país?

20080721. Funciona con petróleo.

                         Muchas cosas funcionan con petróleo, incluida la censura. Sociólogo y residente largos años en países petroleros, envié, con motivo del reciente Congreso Mundial del Petróleo en España, una carta a la prensa sobre los actuales mecanismos socioeconómicos del petróleo, nota que fue silenciada casi por todos, lo que confirmó lo expresado en mi texto. Esa lamentable censura –que no hace sino contribuir a agravar la situación- no puede extrañar a los expertos; pero el colmo ha sido que se haya extendido incluso después a un breve comentario en tono jocoso sobre la elección como reina de belleza mundial –por quinta vez- de Miss Petróleo, digo, de Miss Venezuela. “Poderoso caballero es Don Petróleo”.

20080804. Ciudadanos aniñados.

                                 Para ocultar su directa y gravísima responsabilidad, el Gobierno acusa ahora a la ciudadanía del encarecimiento de la vivienda, diciendo que es una barbaridad endeudarse a cuarenta años. Su descaro no debe ocultarnos que ni él, ni los especuladores, son los únicos responsables. Primero, porque “todo país tiene el gobierno que se merece”, y más en una democracia. Y segundo, porque no ha habido el debido retraimiento de la demanda de los consumidores, que habría limitado el desastre. Por supuesto, eso no era fácil ¿quién ha dicho que la vida es fácil? Pero la amarga verdad es que la ciudadanía no se movió ni para salir a protestar a la calle, fracasando las primeras manifestaciones contra la carestía de la vivienda hace más de un lustro, y teniendo un seguimiento inferior y al merecido, y discontinuándose después, las manifestaciones comenzadas hace un par de años. Las nuevas generaciones, las más afectadas por esa crisis, han aceptado su papel de “hijos de papá” y mamá, quedarse en abusivamente en el nido, renunciando en ese aspecto importante a la adultez e independencia. No es extraño, pues, que lo estén pagando tan caro, y acepten como niños las regañinas excesivas de papá-Estado.

20080815. Aplicarse el sermón.

Descubriendo a estas alturas América, algunos eclesiásticos han considerado como “nuevo pecado social” “la acumulación excesiva de riqueza”. Pero recordemos la anécdota de aquel ingenuo que, al entrar en una dorada iglesia barroca, exclamó escandalizado: “Si esto hacen con el voto de pobreza ¿qué harán con el de castidad?”.

La respuesta sólo la tenemos hoy gracias a una Justicia independiente, no canónica, y una prensa libre, sin censura eclesiástica, que ponen al desnudo tantos escándalos sexuales del clero, hasta la no tan infrecuente pederastia, lo que, amarga ironía, les lleva a practicar la pobreza… obligada a enteras diócesis, arruinadas a base de tener que pagar multas y “arreglos” por esos clérigos pederastas, del dinero recibido “para dar culto a Dios”. Menos predicar y más dar trigo, señores cardenales, obispos, canónigos y otros que “viven como un cura”.

20080904. Corbacho, el oso bailarín.

                            Peor imposible, o casi. Mientras Zapatero anuncia con extrema cautela y razones de las desagradables medidas a las que obliga la crisis, el ministro Corbacho deja caer al descuido, ante una pregunta de la prensa, una dolorosa resolución que afecta negativamente la vida de muchos miles de posibles inmigrantes e, indirectamente, a centenares de miles de los que ya están aquí. Su tono viene a respaldar el peor y más necio racismo de la extrema derecha, según le han reprochado ya dirigentes políticos de color ideológico, además de los sindicatos, indignados estos últimos también de que ni siquiera les hubiera informado de tan importante medida en la reunión que acababan de tener.

                                La crisis obliga, por supuesto, a limitar también la inmigración, pero el ministro de Trabajo, como los peores racistas, parece ignorar que la gran mayoría de los inmigrantes tienen puestos que no quieren los españoles; y que, por eso mismo, contribuyen mucho a nuestra riqueza, e incluso al empleo, en puestos intermedios, de aquellos españoles que están contratados en empresas y obras que no podrían existir, por ser demasiado costosas, si no existiera esa mano de obra barata inmigrante.

                              El oso de la fábula que pretendía ser bailarín se desanimó cuando vio que la mona no aplaudía, y renunció del todo cuando observó abochornado que le aplaudía el cerdo. Tras la desaprobación de políticos y sindicatos, el aplauso cerrado que Corbacho está recibiendo en los foros racistas debiera acabar de persuadirle de no seguir haciendo el oso bailarín, un ridículo que daña a su partido y perjudica a los más débiles, y dedicarse a una actividad para la que estuviera más capacitado.

20080911. Poca garantía.

                            La normativa europea que regula dos años de garantía es razonable para los aparatos de uso diario, como los microondas. Pero absolutamente insuficiente para unos aparatos de uso muy estacional, como son los de aire acondicionado, que, por ser tan delicados y costosos, merecerían una especial protección. En efecto: los pocos meses en que se utilizan disminuyen a la cuarta parte el periodo real de garantía: a unos seis meses, que resultan ser aún menos si se excluyen los largos periodos vacacionales que –en casas y oficinas- los mantienen muchas veces inactivos; a lo que encima habría que sumar años menos calurosos que acortan en ocasiones aún más su periodo real de prueba. Se requiere, pues, una legislación adaptada a cada caso, porque nada es más injusto que imponer una igualdad entre circunstancias tan desiguales.

20080929. Inversión inaguantable.

                            “Consigue aguantar 60 horas colgado boca abajo” decía el titular. Pero la letra pequeña nos aclara que cada hora se ponía al derecho, para descansar, etc. Claro que David Blaine reconoce que es un “ilusionista”, y no hace daño a nadie. ¿Cómo no recordar, en cambio, el sistema económico actual, que declara poder estar indefinidamente al revés, en beneficio de los que más tienen, pero cada tanto tiene que ponerse al derecho, “hacer un paréntesis” aún más caro para el conjunto de la ciudadanía? Sólo así puede mantenerse en esa postura tan irracional e improductiva, excepto para esos nocivos payasos inversionistas y especuladores, que pretenden engañarnos a todos con sus disparatadas cabriolas, para “distraernos” gran parte de nuestros bienes ¿Cuándo aprenderemos del pasado para no seguir dejándonos engañar y estafar tanto como estamos viendo y sufriendo ahora?

20081001. Su crisis aliviará la nuestra la nuestra.

                          Resultado: “Ciudadanos, 1. Especuladores, 0”. Así se podría resumir lo ocurrido cuando, por fin, en los Estados Unidos su Parlamento ha reaccionado, por fin, ante tanto abuso, rechazando otro nefasto plan de Bush para apoyar a los especuladores, en vez de a los ciudadanos, víctimas una vez más de sus maquinaciones.  Según proclamaba ante el Capitolio de Washington una pancarta que reproduce la prensa, hay que otorgar créditos, sacar de apuros (“to bail”) a la gente, no a los bancos, por más que éstos lo pretendan “para servir al pueblo”, tras haber arruinado a tantos. Cada palo que aguante su vela; que la crisis purifique el mercado, sacando a los más tramposos e imprudentes, y podamos vivir todos en una economía más sana, honrada y sostenible que la que nos han impuesto tantos desaprensivos e incapaces. Su crisis aliviará la nuestra.

20081004. Realismo ante la crisis inmobiliaria.

                                    Por fin los bancos, tan ligados a las inmobiliarias, reconocen que el precio de los pisos es excesivo y que por esa razón no se venden, a pesar de que hay una demanda insatisfecha, máxime de la juventud, por lo que concluyen que su precio debe seguir bajando, aunque eso –calculan- tardará en realizarse plenamente un par de años.

                                    Sólo le ha faltado a esa confesión de la Asociación Española de la Banca añadir que los banqueros están dispuestos a dar ejemplo de no abusar con costes excesivos de los créditos para obtener ese artículo de primera necesidad. Cuanto antes disminuyan todos los costes para acceder a una vivienda, incluidos los bancarios, hasta llegar a un nivel justo y soportable, mejor será en definitiva para casi todos.

20081014. Ocaso de los especuladores

                             Todo lo que sube, baja, como lo estamos viendo estos días masivamente en la Bolsa, y debido en gran parte a los enormes abusos de la especulación inmobiliaria. Y es obvio que, aquí como en el Japón, donde también se triplicó el precio de los pisos, tendrá que suceder lo mismo, como ya está empezando a pasar ya.

                               En una vergonzosa rabieta, que revela hasta que punto, mucho más de lo que oficialmente se dice, la vivienda está camino de recuperar su justo precio la vivienda, el presidente de la Asociación de Promotores y Constructores de España se ha atrevido a decir que, antes que “tolerar” que los pisos bajen un 30 o 40 por ciento más, los regalará al Banco.

                             Queda claro que, furioso por no poder seguir abusando tanto, G. Chicote prefiere perderlo todo antes que admitir un precio algo más justo, y reconvertir el enorme abuso en que han convertido tantos su profesión, en un normal servicio a los ciudadanos. Ojalá podamos desprendernos pronto de ese nocivo grupo de, digamos, oportunistas, que nos despojan de nuestro patrimonio, no ya en un momento dado y en remotos caminos, sino durante decenios y en nuestro propio hogar.

20081024. Estafa silenciosa de Telefónica.

                         Hay estafas de muy distintos modos. Estafa, dice el Código Penal, es sacar dinero con falsos pretextos. El hecho es que llamé al número de Telefónica 11818, a 69 céntimos por minuto, pidiendo un número de la Policía. Después de “atenderme” haciéndome repetir tres veces la demanda, hubo un silencio, y a los tres minutos la mera grabación: “Telefónica le agradece su llamada”. ¡Y tanto: darle más de dos euros por no decirme nada, burlarse de mí!  Volví a llamar y, tras repetirme, eso sí, religiosamente el disco lo que me iba a cobrar por minuto, no hubo sino un silencio cargado… de dinero que me iba cobrando, hasta que tuve que colgar. ¿Qué defensa real tenemos los ciudadanos contra esos abusos?

20081110. Peligrosos superricos.

                             Menos mal que se van a ir por fin el grupo de millonarios que coparon el poder estadounidense: Bush, Cheney, etcétera. Yo fui mucho tiempo del grupo de los ilusos que opinan que es bueno elegir a un superrico como gobernante, creyendo que al acumular tanto dinero ha demostrado ser más inteligente, y que además así no tendrá que robar para enriquecerse.

                            La dura experiencia de los años me ha demostrado que detrás del oscuro o, mejor dicho, oscurecido origen de casi todas las grandes fortunas hay, sí, un individuo “listo”, que destaca, pero más que por su inteligencia, por su desvergüenza; y que la ambición sin límites, que no le ha permitido quedarse en ser sólo “rico”, y disfrutar de ello, sino esforzarse en  pasar a ser “superrico”, le impulsa a buscar por cualquier medio apoderarse también del poder político, para vencer a otros superricos o, al menos, mantener con una política “adecuada” las riquezas tan poco escrupulosamente acumuladas.

20081113. Crisis de pasividad.

Hablemos claro, si queremos solucionar de verdad la crisis. Sus culpables inmediatos son, sí, los especuladores hasta la estafa pura y dura, así como los dirigentes económicos privados y públicos, ineptos o cómplices, que no los han vigilado ni están tomando a tiempo las medidas adecuadas. Pero todo ello no habría podido suceder, y menos a esa escala gigantesca, sin la increíble pasividad de la inmensa mayoría de los ciudadanos, víctimas de ese expolio sin precedentes.

Hace siete años, cuando el precio de la vivienda se había casi duplicado, algunos participamos en las primeras manifestaciones de protesta, discontinuadas ante la poca respuesta obtenida. Hace tres, cuando su precio se había triplicado e iba a más, empezaron nuevas protestas que obtuvieron alguna respuesta más, pero muy insuficiente. Si en vez de unas docenas de miles hubieran salido a la calle la mitad de los muchos millones que ya entonces veían secuestrados más de la mitad de sus ingresos por tiránicas hipotecas, y de los otros muchos millones que ni tenía acceso a la vivienda, la situación actual sería muy distinta en la vivienda y en la economía en general.

Ahora, los dirigentes mundiales se reúnen este sábado 15, decididos a agravar la crisis, al dar de nuestros impuestos más aún a casi los mismos ladrones de nuestros ahorros, o a sus cómplices voluntarios o incapaces. Se han convocado otras concentraciones contra esa monstruosidad, pero ¿seguirá la pasividad haciendo que la inmensa mayoría de afectados proteste sólo en la casa o en el bar, mereciendo por tanto tan suicida e indigna inoperancia ciudadana esta crisis total que cada vez nos viene cayendo encima más a todos?

20081214. Por el humo se sabe.

                           En vísperas de las elecciones sindicales, el fundador de CCOO, Camacho, acaba de declarar que su presidente actual no es de izquierdas. Pero este Fidalgo tampoco es conservador… del nivel de vida de los trabajadores, incluso en esta crisis, en la que su inoperancia es demasiado elocuente.

                            Quien no entienda de estadísticas, o desconfíe de su manipulación, puede visualizar las manifestaciones anuales de CCOO, cada vez más pequeñas, reducidas a su burocracia, a cuatro nostálgicos y a ciertas empresas en conflicto agudo, algunos de cuyos trabajadores protagonizaron el tan triste como elocuente espectáculo de apalear a Fidalgo en plena Puerta del Sol. O bien observar cómo, en sus apariciones pública, incluso por televisión, y a pesar de ser médico, él insiste en fumar ostentosamente, despreciando a cuantos –me consta- le han advertido sobre ello ¿Cómo puede esperarse que se preocupe de la salud laboral de los trabajadores afiliados quien así se ríe de la de todos? También por el humo se sabe dónde está Fidalgo.

20081223. Nos cayó el gordo.

                            No es una inocentada: es posible que nos haya caído a casi todos el Gordo, y por una cantidad muy superior al del sorteo. Porque es evidente la influencia que tiene para todos los asalariados, directa o indirectamente, las condiciones que alcanzan a fijar los sindicatos, máxime en tiempos de crisis. Y todos sabemos hasta qué punto –hasta en su elocuente silencio- fallaba en esto el principal sindicato, CC OO. Pero, contra todo pronóstico, a rebelión contra su pésima gestión ha hecho que cayera el callado Gordo que tan férreamente lo mandaba, y el nuevo dirigente ha reconocido el problema existente y prometido luchar por mejorar la situación; si cumple, y si nosotros colaboramos un poco para ello, esto equivaldrá para casi todos a otro Gordo mayor que el de la lotería.

20081228. Ladrilleros con piel de oveja.

                            En un país surafricano fui amenazado de muerte en un mercado por un vendedor de cigarrillos, cuando estaba repartiendo un folleto sanitario que advertía de los peligros del tabaco, del SIDA, etcétera: -“Yo, al que pone en peligro la subsistencia de mi familia, lo mato”. Le respondí, señalando a cien vendedores a su alrededor, que podía vender otros productos no venenosos; pero me respondió simplemente que no podía vender otra cosa (¡!), repitiendo sus amenazas.

                               He recordado este pésimo ejemplo de egoísmo salvaje, disfrazado de amor a la familia, cuando he visto amenazar también aquí, por parte de quienes venden pisos a precios infames -que condenan a una torturante cárcel económica, casi de por vida, a millones de familias- a los que denunciamos sus tremendos, atreviéndose a acusarnos de fomentar el desempleo y la ruina de muchos trabajadores y antiguos compradores. ¡Lástima que no tuvieran antes piedad de ellos, explotados que fueron al máximo por esos mismos lobos que ahora intentan disfrazarse con piel de oveja para seguir devorando a cuantos puedan!

20081230. Corredor(a) con desparpajo.

                             Todos los que tenemos un mínimo de “memoria histórica” al respecto, vamos, que no nacimos ayer, sabemos cómo el precio de los pisos se ha triplicado en pocos años; y los mismos economistas del ramo reconocen que deben bajar mucho; al menos, un tercio. Pero la Ministra de la Vivienda, Corredor, insiste una y otra vez, con el mayor aplomo, que este es un buen momento para comprar piso. ¿Cabe preguntarse si hace de “corredor” al servicio de los ciudadanos o, por el contrario, de los especuladores? No hace falta: la respuesta es demasiado clara. ¿Cómo puede tener esa ministra tanto… desparpajo?