Política – Madrid – 2021

20210407. ¿Canallada de Ayuso?

Asociaciones vecinales se han manifestado este miércoles ante la sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Ésta, “para evitar un déficit”, vendió 2.934 viviendas públicas a fondos buitre por 201 millones, menos de lo que nos va a costar al final el tan lastimoso como innecesario Hospital Zendal.

En 2018 la Justicia anuló la venta y ordenó recuperarlas. Pero la Comunidad, es decir, el PP, es decir Ayuso, bajo cuyo mando ha transcurrido la mayoría de este tiempo, no lo ha hecho ni amparado a las familias afectadas. Éstas, denunciando ese irrespeto a la Justicia y a la humanidad, exigen con la lógica urgencia creciente del caso, “poner fin a esta canallada”. Adjetivación que, de entrada, pudiera parecer dura, pero que, dadas las circunstancias, y no habiendo otra más fuerte, resulta adecuada a la cruel y descarada corrupción contumaz de la presidenta.

20210410. ¡Pobre Madrid!

Se otorga ahora la medalla de la ciudad de Madrid a dos alcaldesas de lamentable memoria. Una de ellas no fue votada por los ciudadanos, sino que consiguió serlo sólo gracias a un tan planeado como descarado chanchullo, ya que su marido, el ex presidente Aznar, nombró ministro al elegido, un tal Gallardón, tan desgraciado que también tuvo que dimitir después como ministro.

La otra ex alcaldesa, elegida ya tal por los pelos, traicionó todas sus promesas, desde la de no presentarse sino una vez hasta la de ayudar a los más necesitados. Por ello, a Dios gracias, ambas no consiguieron ser reelegidas. Pero Almeida premia a Botella y Carmena para ver si cuela también esta indignidad y lo mismo le dan a él después esa tan devaluada medalla. ¡Pobre Madrid!

20210424. La “zona catastrófica” de Ayuso.

¿Dónde ha habido más muertos y enfermos del coronavirus, en términos absolutos y proporcionales? ¿Dónde sus Gobiernos ha tenidos más continuos y graves desencuentros con los médicos, con los partidos de su coalición e incluso con el Gobierno central por ese tema vital? Siendo la Autonomía más rica ¿dónde ha habido y continúa habiendo más miseria, mientras que su presidenta insulta a quienes acuden a las “colas del hambre”, que denuncian así su fracaso? ¿Dónde se ha revisto peor previsión y remediad peor una nevada, único caso en que, para exigir subvenciones, esa (ir)responsable ha reconocido que Madrid, bajo su mando, se ha convertido una zona catastrófica? ¿Dónde, como lógico fin de ese desastre interno, un presidente autonómico ha tenido que recurrir a unas nuevas elecciones, para vergüenza propia y preocupación de los ciudadanos?

20210429. Quienes votan mucho más.

Aunque el voto es secreto, los estudios sociológicos por zonas han puesto al desnudo que los ricos votan mucho más que los pobres: en torno a un 30%, casi un tercio más. Ellos saben muy bien lo que les interesa.

En Madrid, donde hay más ricos, han conseguido imponer, tras Aguirre y Cifuentes, una Ayuso que baja los impuestos a los que deberían pagar más y califica con palabras despectivas a quienes no tienen más remedio, en esta crisis múltiple, que acudir a las colas del hambre. Votar para compensar esa situación no sólo beneficia a la gran mayoría de los ciudadanos, sino que es un deber de justicia social hacia los más necesitados. Y, por supuesto, quien no vote no se queje.

20210502. Las angustias de un disputado ciudadano.

Ayuso resume su programa en una palabra: “Libertad”. ¿Libertad para que persona o clase? quien. Porque el rey Jacobo de Inglaterra escribió todo un libro sobre “Las Monarquías libres” que, para él eran aquellas en las que el rey podía hacer lo que le daba la gana. Almeida destapa que “Seremos fascistas, pero sabemos gobernar”.
Gabilondo promete un gobierno “serio”. Algo poco creíble. Nos hemos acostumbrado demasiado a concebirlo como un combate lleno de zancadillas, complemento del ya algo cansino futbol. ¿No sería muy aburrido un administrador con menos teatro? Por si acaso, Sánchez anima todos los días el espectáculo.

Arrimadas lo ve todo rojo, más que naranja, al pronosticarse que habrá pocos ciudadanos que le voten, conforme al morboso gusto que parece retornar en favor de los extremismos.

Iglesias, después de dejar Podemos casi tan vacío como las iglesias de verdad, parece que está buscando un apaño para su familia numerosa volviendo al sector televisivo.

Errejón, el legendario listillo -¡ay, Carmena!-, sueña que ha llegada por fin su hora, al recibir quizá una parte de la menguada herencia en Madrid de su ex compadre.

Abascal, el del españolísimo partido de nombre e inspiración ideológica extranjera, militarista sin mili, privatizador que ha chupado del dinero público, hijo torcido del PP, intenta sacar de otras cavernas a otros reaccionarios de ideas del otro milenio, para revivir juntos la edad de la piedra a fuerza de provocarse y lanzarlas incluso sin tallarlas.

¡S.O.S.!

20210823. Ayuso, al banquillo.

Por vacunarse contra el coronavirus abusando de su posición han tenido que dimitir altos cargos del país, sin que les valiera el haber actuado por instinto de conservación, que precisamente, actuando así, negaron a otros. ¿Qué merecerá quien priorizó ilegalmente la vacunación de 1.500 personas que, casi todas, le ayudaban votándola ellas y sus próximos?

Eso es lo que acabamos de saber que hizo con 1.500 monjas la presidenta Ayuso que, si hay Justicia, debe ser llevada ya ante el juez, cuando está candente el problema, antes que pueda repetir ella irreparable daño que ha causado, o haya quienes le imiten, animados por su actual impunidad.

P.D. No, no hubo ni Justicia ni justicia.