Política – Izquierdas – 1999

19990419. Anguita, lamentable.

Es una vergüenza que Anguita pretenda representar a cuantos hace quince años votamos NO a aquella OTAN descafeinada del referéndum de Felipe González para oponerse ahora a una intervención en Yugoslavia que, aunque tardía e imperfecta , muchos de los anti-OTAN de entonces creemos es la solución menos mala de hecho contra el genocidio.

El señor Anguita se empeña en no enterarse tampoco de lo que ha cambiado desde entonces el mundo, incluida la misma OTAN; para no hablar de una IU cuyo mismo nombre ha pasado de ser una esperanza para muchos a convertirse en un sarcasmo y una vergüenza.

El añadir encima que se combate a Milosevic “porque es de izquierdas”, muestra también al desnudo cómo el comunismo de Anguita es el del más puro nacionalismo totalitario “a lo Stalin”, dispuesto a pactar de nuevo con ese hermano enemigo suyo que es el fascismo. Pacto que de hecho está realizando a distintos niveles, en cuanto aquí y ahora es posible, máxime en el País Vasco.

19990421. Anguita, sin oponentes.

¿Es posible que haya tan poco autorrespeto y coherencia? Con tantos millones que se autodenominan de izquierdas, no conozco a ninguno, ni de los más significados, que tras las declaraciones de Anguita de que se quiere destruir a Milosevic «porque es de izquierdas» no le haya puesto un juicio por difamación o desmarcado también públicamente de esa «izquierda».

19990618. Anguita no ha explicado bien su proyecto.

Yo creo, como Anguita, que los resultados electorales de IU se deben a que no ha explicado bien su proyecto, plasmado ya en hechos incontrovertibles: su oposición al sector mayoritario de CC. OO.; su lucha a muerte, cainita, con el PSOE, incluso después de perder éste el Gobierno; su ciega lealtad, hasta hoy, al PP; su acerca¬miento a los sectores próximos a ETA; su defensa del «hombre de izquierdas» que dice ser Milosevic y su procla¬mación de Solana como «criminal de guerra», etc., etc. De explicar bien todo eso -y comprenderse lo que realmente significa-, no hubiéramos abandonado a IU la mitad de sus antiguos votantes, sino todos.

19990619. Anguita, récord en fracasar.

Los de aquí hemos visto cómo se lo trabajaba día a día. Pero el asombro sin límites de los extranjeros a quienes pretendemos explicárselo nos permite valorar mejor la hazaña de Anguita: después de años de gobierno de una derecha como el PP, y estando el PSOE en la situación en que se encuentra, ha conseguido que IU, en vez de duplicar o triplicar sus votos, pierda la mitad (incluso los dos tercios, respecto a sus mejores resultados).