Deportes – 2013

20131204. Suicida y homicida a todo gas.

                             Ha muerto a los cuarenta años el actor Paul Warker, por ir a una velocidad prohibida y quizá también en una carrera ilegal, como su personaje en “A todo gas”. Ha destrozado también a su familia y a la de su acompañante, conductor en ese momento. Pero lo peor no es ese suicidio largamente buscado, ese desprecio a su propia vida y al porvenir de los suyos, sino que ha fomentado esa pasión suicida -, y homicida de seres inocentes – entre muchos jóvenes y no jóvenes que siguen su pésimo ejemplo, tan difundido por los medios. Y todavía hay quienes le consideran un héroe, una persona encantadora, e incluso “un ángel”. La mayoría, unos descerebrados; algunos, unos locos por la fama o el dinero a cualquier precio.

20131115. La Roja, de vergüenza.

                              La última rueda de prensa antes de ir a jugar al fútbol al feudo del sanguinario y corrupto Obiang ha destapado el nivel moral de unos futbolistas que ganan cien o mil veces más que un trabajador normal, y que para mantener sus abusivos privilegios son capaces de apoyar a quien así aplasta a los guineanos. “No hay que mezclar política con deporte”, afirma uno, como decían ya algunos deportistas para justificar el participar en la Olimpiada de la Alemania nazi. “Nosotros jugamos donde nos mandan”, se justifica otro, como intentaron excusarse no pocos alemanes de aquel régimen.  Aquí es peor aún, porque la Federación de Fútbol que les manda no puede fusilarlos; y si tuvieran lo que debieran tener, y no sólo pelotas de fútbol, podrían haber evitado, uniéndose, ese grave daño al pueblo sobre el que tenemos, como españoles, una especial responsabilidad, aunque esos futbolistas de La Roja, ahora, de vergüenza, declaren ser unos irresponsables, y de hecho lo sean, pero en el peor sentido de la palabra.

20131106. Exigencias a futbolistas.

     “No sé lo que pueda pasar cuando perdamos”ha dicho el entrenador del Barça ante las quejas por su juego. Pero nada más natural que esas exigencias extremas, antideportivas, cuando a los partidarios de un club se les hace pagar unas cantidades exageradísimas por presenciar el espectáculo, y se vincula de un modo tan directo como manipulador el ganar, y ganar brillantemente, con el honor de los colores de su equipo e incluso de su“única” patria. Hemos llegado a un grado tal de locura colectiva futbolística, fomentada por unos aprovechados económicos y políticos de todos los colores, que hará reír a las generaciones futuras, como nos reímos ahora de los fanáticos del circo romano, al que podemos llegar a imitar demasiado bien en las tragedias y persecución sangrienta a minorías que con su excusa realizaron los dirigentes de antaño.

20130908. España, fuera de juego.

                            El agravamiento de nuestra crisis económica, política, social y hasta territorial de los últimos tiempos ha provocado que Madrid y España entera queden fuera de juego como sede olímpica. Se ha puesto vergonzosamente al desnudo tanto la incompetencia como el engaño a la ciudadanía de los responsables de ese especialmente olímpico fracaso. Quienes pretendían que una nominación podría darnos ánimos deben aprender que sólo la toma de conciencia de la gravedad de nuestra situación, y el poner primero todos los recursos económicos y humanos para resolverla, podrán darnos un día una cierta posibilidad de administrar también sin engaños, derroches ni corrupción una Olimpiada.

20130908. A que jugaba el PP.

                           ¿Alguien ha visto a los gobernantes del PP defender y actuar, aunque sólo fuera con la mitad de interés que para la Olimpiada 2020 en Madrid, en favor de nuestros parados, empobrecidos o desahuciados; por la sanidad o educación? Es obvio que a lo que jugaban esos políticos era sólo a sacar de nuevo una mísera tajada más para ellos y los suyos, distrayendo a la ciudadanía con la “diversión” de la Olimpiada. Como decían unos trabajadores ante el chiringuito olímpico montado en la Puerta de Alcalá: “No hay dinero para nada, pero sí para Olimpiadas”. Con razón las encuestas mostraban que había el doble de opositores a la Olimpiada entre los madrileños que en el resto de España.

20130817. La burbuja futbolística.

                         Por fin se empieza a tomar conciencia de verdad y, por tanto, a pinchar, la burbuja futbolística. Estos días acabamos de presenciar cómo el ayuntamiento de Barcelona se niega a prolongar las horas de Metro por un partido que empieza a las once (sí, a las 23 horas). Los amos del fútbol creían que podían sustituir con su distracción aquella segada “adoración nocturna” y “rosario de la aurora”, más concurrida esta última por poder jorobar también el sueño de los demás.

                         También un directivo acaba de estallar y declarar lo obvio: que le parece una salvajada pagar cien millones de euros (1.660 millones de pesetas) por un futbolista; como lo sería ya pagar diez o cien veces menos, que se está pagando, por un gran médico o científico. Aquí también estalla ese escandaloso baño de oro que se daba antes (¿antes?) a los objetos, imágenes de culto, e incluso a enteros edificios, para valorizar su significado, contra todo lo que predicó Jesús, según denunciaban los santos de verdad, no esos jerarcas eclesiásticos que tienen el valor de irse “santificando” unos a otros para justificar sus más que dudosas políticas.

20130623. La Noche Triste de Madrid.

                                    En el Brasil se siguen manifestando, por millones, contra el despilfarro al organizar un campeonato de fútbol mientras sube el coste de la vida y hay tantas necesidades que cubrir. En Madrid, sin ninguna protesta visible, docenas de miles de personas acaban de manifestarse, muy activamente y de noche, para apoyar por tercera vez una mera candidatura a las Olimpiadas. Recordemos que los dos intentos anteriores, el segundo tan improbable, ya hundieron la capital en una deuda y corrupción olímpicos, sin precedentes; y que ahora sufre unos recortes también récord en sanidad, educación, empleo, salarios, etcétera, que sin que las protestas hayan reunido más ciudadanos de los que han apoyado al Gobierno culpable de  ese, “muy agresivo”, ataque económico, como sí han protestado muchos más ciudadanos en Portugal, Francia; Grecia o –incluso ese mismo día- Italia. Tras esta auténtica Noche Triste de Madrid, ¿alguien puede dudar aún que cada pueblo tiene el Gobierno, y la oposición, que se merece?

20130523. Mourinho y Aznar.

                              Se va Mourihno, pero vuelve Aznar. Menos mal. Ni los críticos ni los humoristas se quedarán sin trabajo.

20130305. La revancha con Alemania.

                           Dado que Alemania nos ha vencido tan rotundamente, quizá sería el momento de intentar la revancha en otros campos que no sean los de fútbol; campos que, si no más importantes –no me atrevería a pronunciar esa blasfemia- podrían sorprendentemente ayudarnos a recobrar nuestra propia estima e incluso, incluso, darnos unas satisfacciones algo parecidas al sublime espectáculo de ver dar patadas al balón.

20131101. Otro muerto más en el Dakar.

                          Otro muerto más en el Dakar. “Es una vergüenza. Dan ganas de coger las maletas”. Poco antes del choque y muerte de Thomas Bourgin había leído esas palabras de Carlos Sainz me llenaron de alegría. Creí por un momento que por fin había tomado conciencia que era una vergüenza ser cómplice de ese montaje: una loca carrera de vehículos que tantas víctimas ha causado ya en tres continentes, incluidas personas ajenas a esa barbarie, que destroza la naturaleza y glorifica el derroche de recursos escasos, induciendo también a conducir a una velocidad suicida -y homicida- a no pocos descerebrados del mundo entero; un “Dakar” (¡!) que en vano intenta ocultarse cambiando de territorios y de patrocinadores, y dando limosnas a los indígenas de turno. Pero me equivoqué: Carlos Sainz sólo piensa en triunfar él, por encima incluso de destrozos y muertes, como la que acaba de ocurrir.