«Vete hijo» o «vete papá», he ahí el dilema