Tres bombas, por moral, religión y política