Sexualidad – 2021

20210116 Atenas o Esparta. Autolimitarnos o entre matarnos.

                    Un jugador estrella, Marco Lehmann, ha sido “invitado” a matarse por ser homosexual, por quien muestra, además de su intolerancia, una ignorancia supina.  ignorancia. Porque la población mundial se ha triplicado en 75 años. En esos casos, como prueba la historia y múltiples pruebas de laboratorio con otros seres sexuales, si no se frena ese crecimiento con prácticas sexuales no reproductivas o una feroz represión del sexo, surge la violencia individual y masiva, las guerras y epidemias entre los pueblos hacinados. Hay que escoger: O el amor platónico de Atenas y otras prácticas sexuales esterilizantes o la guerra continua de Esparta, con más barreras y guerras locales o mundiales. Los homosexuales, presionados por la naturaleza, alivian algo la presión de la población sobre alimentos y espacio., etc. El suicida, también; pero que lo practique primero también y no nos jorobe tanto quien lo predica para los demás.