Sexualidad – 2020

20200129 Un violador intocable.

      La moral pública y el respeto a los derechos humanos van avanzando, pero no sin excepciones. Así no se hace todavía justicia a los violadores de niños, son intocables, “santos” (es decir, separados) si son clérigos de ciertos grupos religiosos. También presionan para acallar sus delitos los fanáticos de ciertos famosos.

         Este último caso es hoy el de Kobe Bryant. Violador probado a los 24 años, eludió su castigo con dinero y confesión de adulterio. Su mala fama perduró con otros sucesos parecidos y perdió patrocinadores. Pero el fanatismo de sus admiradores hizo que incluso una periodista que lo ha recordado en Washington sus “hazañas” fuera reprimida por su diario.

             En Madrid no consigo encontrar ya un artículo parecido de otra periodista y dudo se publique mi denuncia. Estos excesos del machismo explican, que no justifican, los excesos de algunas feministas que aquí gritan ”Hermana, yo sí te creo” incluso cuando su acusación de una violación tiene lagunas. Esos excesos de una y otra parte perjudican, y mucho, las relaciones igualitarias y placenteras entre las dos mitades de la humanidad.

20200516 Héroe y villano.

         Apenas supo que cuatro parientes suyos estaban desaparecidos bajo los escombros del edificio en que habitaban en la ciudad de México tras el terremoto de setiembre de 1985, un artista español de fama mundial renunció a contratos millonarios en varios países y se presentó en el lugar. De inmediato se puso a cavar con otros voluntarios en las ruinas. Después llegaron a la ciudad Felipe González y su ministro de Sanidad y le pasaron recado que querían hablar con él.  Les respondió a ambos que fueran a verle, porque no podía dejar su trabajo. Sí hizo unas declaraciones pidiendo ayuda internacional para México, que llegó -alguna directamente a su nombre- y fue muy apreciada por las autoridades locales.

           Tras una semana desencabando aparecieron los cadáveres de dos de sus familiares en el aparcamiento. Pero él dijo que aunque encontraran a sus otros dos parientes, seguiría trabajando en la búsqueda de las demás víctimas. Que no le importaba perder por el polvo y fatiga su voz, que era su tesoro, siendo ya entonces tenido como el mejor tenor del mundo.

             Sí, se trata del mismo Plácido Domingo, al que hoy criticamos como abusador de mujeres. Ayer me hubiera reído de quien dijera que hoy iba escribir algo en favor suyo; pero he encontrado en mi archivo sobre catástrofes unas amarillentas páginas del difunto Diario 16 (·0/09/1985, p. 129S) que relatan estos hechos y me invitan -y espero que a otros también- a profundizar en la insondable complejidad del ser humano. También a no creerme superior en todo y para siempre a aquel que, como es necesario para la convivencia social, hay que condenar por alguna de sus actuaciones. En ese sentido, sin ser creyente, concuerdo con él”. No juguéis y no seréis juzgados, no condenad y no seréis condenados.” del Evangelio.

20200622 Una auténtica cochinada.

      Nagore Robles, colaboradora de la Cuatro, ha publicado en Instagram una foto suya desnuda mirando de espaldas con añoranza al mar desde su casa. “Que cerda publicar esto” ha criticado una usuaria, a la que ella ha respondido: “Cerdo es tu interior para tener que meterte en el perfil de alguien libre y querer suprimir su libertad. Cerda es tu actitud”; respuesta que han aplaudido muchos usuarios. Porque, por fortuna, hemos superado ese rechazo al desnudo propagado por el primer capitalismo textil, que hacía cubrir hasta las tapas… de las mesas, creando obsesos, pobres esclavos de ese prejuicio, como lo fui yo mismo en mi lejana niñez.

         Ese rastrero puritanismo se disfrazaba de religiosidad, contra la auténtica tradición cristiana, que afirmaba que “Todo es puro para los puros” y que “Nadie debe avergonzarse de ver lo que Dios no se avergonzó en crear”. También en la práctica, desnudos empezaban su vida espiritual los cristianos, bautizados los adultos conversos desnudos en el agua purificadora; también desnudos recibían el último sacramento de la extremaunción, ungiendo el sacerdote sus genitales por lo que pudieran haber pecado ahí, como ungía la boca, ojos, etc. Sí, el puritanismo es una obsesión miserable, una auténtica cochinada, ya despreciada por casi todos.

20200914 El sexo ¿perversión, diversión o salud?

          Con motivo del Covid-19, se acaba de decretar que los “prostíbulos” deberán adaptarse a las normas de los locales de diversión. Sin embargo, veo en los diarios más serios grandes anuncios con titulares: “El sexo es salud”. ¿Lo será sólo cuando sea en un matrimonio legal o incluso religioso? ¿O habrá que poner en la entrada de las “casas públicas”, una especie de médico-confesor quien dictamine quien va por salud y no por diversión? ¡Como si la diversión no fuera tantas veces salud, aguafiestas!

            El mismo nombre de prostituta y prostíbulo destapa esa insoportable hipocresía, ya arrinconada en otros aspectos, como el de “adúltera”. Lo que se prostituye son las mentes, no los cuerpos. Demasiados hipócritas de ambos sexos luchan sólo contra la explotación de las trabajadoras del sexo, pero no por las condiciones de trabajo de los varones de ese oficio y de los empleados de ambos sexos en muchísimos otros trabajos, en situación no pocas veces peores.