Cartas a la prensa – Política – PSOE – 2021

20210110. Trump, no te suicides.

                       Trump, no te suicides.  Por que la gran mayoría pensará que lo haces por rabia o por locura; sólo los más optimista imaginarán que te suicidas por un increíble resto de vergüenza. Y los que todavía te siguen, por ser como tú y los que asaltaron el Congreso, nunca lo creerán, lo hagas como lo hagas y dejes la nota que dejes, sino que dirán que has sido víctima de una conspiración, intentando imitarte y hacerla más gorda, arrebatarte tu récord.

20210202. Ser Gobierno y oposición.

   “No podéis ser oposición y Gobierno. Tenéis que elegir”. Imprudentes, suicidas palabras las de la portavoz del PSOE a UP, que Adriana Lastra tendría que aplicar también al PSOE, que así revela sin querer creer que es “el” Gobierno, con una cabezonería por imponerse tan dañina como la que con razón el PSOE atribuye a UP.

       Para que funcione mínimamente el sistema, sin las pésimas consecuencias finales de González y de Rajoy con sus mayorías absolutas, todos debemos gobernar siempre, no sólo el o los dos o más partidos que oficialmente lo hagan. También deben contar, en su proporción, por supuesto, los que representan a la oposición oficial e incluso los ciudadanos que, por no encajar con ningún partido parlamentario o por su marginación por otras causas, no han votado, pero constituyen con frecuencia el grupo mayoritario.

20210308. Einstein y Castells.

         LA admiración que sentía por Einstein sufrió un rudo golpe el día que me enteré que obligó a su mujer a firmar un contrato de esclavitud; pero me imaginé que ella era de esas personas insoportables que impedían su trabajo. Cuando después supe que ella colaboró y firmó con él sus primeros trabajos, descolgué el cuadro suyo, mal peinado y sacando la lengua, que tenía en mi habitación.

           Medio siglo después, como una pesadilla, vuelve a España un sociólogo trepa, cuyas mañas de sufrir durante nuestros años de París. No sé si su fama es propia o, como allí o Einstein, está mezclada con malas artes. Pero si Einstein se negó a presidir el Estado de Israel, como le ofrecieron, su especialidad era muy diferente, Castells no ha dudado en conspirar de nuevo para conseguir, aunque fuera sólo un tercio, un ministerio real, el de educación, a exhibirse ridículamente con su cartera en alto y presentarse en el Senado con un pelo desaliñado y una camiseta de manifestante, ostentando… su mala educación. Como no había duda antes en aliarse con una pandilla de, legal e incluso físicamente violentos, que intenta degenerar nuestra común tierra catalana en un feudo medieval suyo.

29190906.  El PSOE, contra la Justicia.    

           España es un país sin ley… aplicada. Peor aún, con no pocas leyes contra la justicia.  Pude volver a España tras la muerte del dictador, muchas de cuyas enormes y continuas aún no han sido reparadas. Desde entonces, miles de veces por escrito y en la calle, he luchado por la justicia social y política, así como por la Justicia que para defenderlas.

            Aún colea mi oposición al último y aún más corrupto periodo de mayoría absoluta del PP. Pero no menos patente fue, pasado los primeros años, mi larguísima y amarga-como la del desengañado- oposición al PSOE del ya corrupto González y el ratero Guerra, así como al incompetente Zapatero. Con todo, nunca comulgué con el “PSOE, PP, la misma mierda es”, porque no hay dos cosas iguales. Y apoyando a Sánchez contra su impresentable reencarnación en Susana Díaz, renació algo mi ilusión de cambio, que por un momento había encarnado un Podemos que no fue, arruinado por un corrupto dictador pseudoizquierdista.

             Durante este período de gobierno de Sánchez he intentado justificar la pervivencia de tantas injusticias heredadas y de las suyas propias a la provisionalidad y debilidad de su posición. Pero su intento, (¡unido al PP!), de apoderarse incluso del mísero tercio desgobierno de los jueces que tenían sus colegas, despertó todas mis alarmas. El que ahora quiera politizar incluso el acceso a la carrera judicial demostraría, de consolidarse, que su desprecio a la justicia y la democracia es demasiado parecido al del PP como para no reservar mis modestos esfuerzos por mi país, por escrito o en la calle, al surgimiento o reforma de otra fuerza política.

20210330. Por fin, sin Franco.

                 Han tardado un poco, aunque no han sido los 40 años que tuvimos que sufrir a que muriera el otro, F. Franco; pero en ésta “joven democracia”, a veces casi aniñada, ya podría haber sido antes, cuando J. M. Franco empezó a meter la patita típica de dictador; y haberlo echado con deshonor, sin ponerlo el PSOE, para disimular, en otro cargo.

                  Franco nos recordaba demasiado lo mucho que apaleaba su predecesor, Ansuátegui, a quienes tenían el valor de ejercer su derecho a manifestase contra los mil abusos y corrupteras del PP; era un falangista de carnet, cuyo estilo podría superar incluso hoy un gobierno del PP con Vox.

20100715. Independentistas violentos.                    

    Cada cual se enorgullece de lo que carece. Carod-Rovira ha tenido el valor de destacar el carácter “pacífico” de sus partidarios en la manifestación del 10-J. Pero yo he de denunciar que he sido víctima de la violencia, incluso física, -intentado arrebatarme las pancartas que yo llevaba-, más veces en esa manifestación que incluso en la primera de San Sebastián contra ETA. Porque mis pancartas, reproducidas en forma destacada en Avui, y apoyadas por los más de mil ciudadanos y ciudadanas que las recogieron, proclamaban que “Con paz y sensatez, todos ganaremos”. Todos, claro está, menos los violentos, que se apoderaron de ese acto como se están apoderando de Cataluña, atrayendo a minorías fanatizables, que acaban imponiendo la ley del más fuerte, del terror, a las mayorías pasivas, como lo han conseguido durante tanto tiempo en el País Vasco, y antes en toda España y en otros países europeos.

     El independentismo es una opción legítima, por supuesto, aunque en nuestro caso me parece absurdo y nocivo, producto de un complejo de inferioridad, que sólo una visión sesgada de la historia y una fuerte violencia –a falta de mejores “razones”- puede desarrollar, como un cáncer social. Más que encerrarse en un añejo y pusilámine victimismo, los catalanes realmente orgullosos de serlo debemos procurar expandirnos y difundir nuestros valores. Pero, en todo caso, el que emplea métodos inadecuados y rechazables es inadecuado y rechazable. Así,  por ejemplo, la destrucción física, violenta, de los letreros que no estuvieran  en la lengua que ellos quieren como exclusiva –cuando todos los catalanes tenemos derecho a utilizar la que queramos, y todas ellas son, pues, catalanas- es una muestra palpable de cómo, fruto de la violencia de unos y de la pasividad o miedo de otros, han surgido ya en Cataluña leyes injustas y vicepresidentes de la Generalitat como Carod-Rovira, que presumen de pacíficos mientras emplean en modo creciente la violencia, incluso ya institucionalizada.

20210505. Preguntas de un ciudadano.

            ¿Qué secretos del PSOE poseerá Gabilondo para seguir siendo su candidato tras tantos fracasos y no haber dimitido ni siquiera tras éste morrocotudo desastre?

             ¿Qué ignorancia de la aritmética será la de Iglesias, que afirma que dimite porque ya no suma, cuando lleva años perdiendo millones de votos?

              ¿Qué mérito mayor que el del PP, que ha conseguido infiltrar su “ex” gurú en el PSOE y hecho fracasar tanto no sólo al candidato del PSOE en Madrid, sino al mismísimo Sánchez?

20210505. Preguntas de un ciudadano.

            ¿Qué secretos del PSOE poseerá Gabilondo para seguir siendo su candidato tras tantos fracasos y no haber dimitido ni siquiera tras éste morrocotudo desastre?

             ¿Qué ignorancia de la aritmética será la de Iglesias, que afirma que dimite porque ya no suma, cuando lleva años perdiendo millones de votos?

              ¿Qué mérito mayor que el del PP, que ha conseguido infiltrar su “ex” gurú en el PSOE y hecho fracasar tanto no sólo al candidato del PSOE en Madrid, sino al mismísimo Sánchez?

20210506. Gabilondo no tiene un espejo.

           Campeón múltiple en pérdida de elecciones y graves daños consiguientes para el PSOE y sus votantes, Gabilondo se niega a dimitir tras su peor fracaso, como sí ha hecho incluso el super ególatra Iglesias. Más aún, ha tenido el descaro de echar la culpa de su derrota sin precedentes al pueblo que no es tan serio, inteligente, vamos, digno como él. ¿Y encima quieren hacerle Defensor del Pueblo? ¡Si basta verle la cara que se ha ido esculpiendo él mismo con los años! Más aún que un dirigente del PP pidió públicamente a Rajoy, habría que decirle a él que se mire al espejo. Pero estoy seguro de que, por miedo a que le denuncie crudamente lo que es, Gabilondo no tiene ninguno.

20210314. Hundiéndonos por irresponsabilidad.

                     Estamos hundiéndonos en una crisis sanitaria, económica, política y territorial, alguna de ellas y, desde luego en su trágico conjunto, sin precedentes Todos, cada cual, en su escala, somos en alguna manera responsables y debiéramos rectificar y trabajar juntos para levantarnos. Por el contrario, y del modo más claro y escandaloso, los políticos que hemos elegido todos (incluso los abstencionistas, por su inacción) se van apoyando cada día más en los extremismos; para ello ahora están desmantelando del modo más miserable al partido en principio centrista que, en países más democráticos, sirve para evitar los abusos de una u otra parte. “En el centro está la fuerza” recordaba el proverbio latino.  Aquí, por irresponsabilidad generalizada, todos estamos perdiendo a chorros nuestras fuerzas.

20210806. “Estúpido”, “la cagaste”.

   Nada, quizá, revela antes y mejor, el dogmatismo y chabacanería de algunos impolíticos que el lenguaje que emplean para llamar la atención, que delatan lo que son.  Como el “Es la economía, estúpido”, que, de ser una nota manuscrita en un grupo electoral en EEUU, se ha convertido en una peste crónica de titulares de insensatas proclamas en España.

También, el “educado” título del libro “Me cago en el Quinto Centenario” de 1492, al que incluso un grupo más insensato aún ha añadido un “Nada que celebrar”. La última parida de esos “analistas” de ultra izquierda es el titular “La cagaste, compañero”, refiriéndose a la defensa que del juez Garzón hizo el expresidente uruguayo Pepe Mújica.

                Sin duda, Garzón, como el mismo Mújica y toda persona que ha dejado una gran huella positiva en la historia, ha tenido también, antes o/y después, aspectos menos aceptables; pero lo que cuenta para cualquier persona sensata, no para un miserable -incluso quizá ligado de alguna manera al problema vasco que provocó ese aspecto negativo- es el saldo de su actuación. Eso es lo que ignora, como casi todo, ese dañino mosquito político, que llega incluso al repugnante extremo de pretender estar a la altura, llamándole “compañero”, del gigante político al que tan bajamente insulta. A él sí que se le puede y debe decir, sin exageración y en el único lenguaje que conoce: “Estúpido, la cagaste”.

20108017B.   Gabilondo y Sánchez, “caballos cansados”.

      ¡Tanto que luchamos muchos, desde fuera del PSOE y como mal menor, por la posible victoria de Gabilondo en Madrid! Él mismo se encargó de derrotarse rechazando de entrada y casi hasta el final el cooperar con el -también eficaz arruinador de su partido- P. Iglesias. Y encima tuvo el descaro de querer ir a recoger su acta.

        También y desesperadamente, ante sus enemigos del mismo PSOE y del PP, luchamos por colocar a P. Sánchez ¿Qué hubiera sido de una crisis gigantesca como la que hemos pasado, pero en manos de un Rajoy y sus cómplices, muchos ya hoy en el banquillo? Pero ya hace meses que da claros síntomas de ser, como el último F. González, un “caballo cansado”: Incluso tras reformar su equipo, Sánchez acaba de reaccionar tan tarde y tan mal ante la inmensa tragedia que para todo el mundo occidental supone hoy Afganistán. No haga como González, no se queje ahora de que interrumpimos sus vacaciones y su libertad. Tenga la honradez de conseguir pronto un buen sustituto, no sólo para algunos de sus ministros, sino para sí mismo; hoy -y no queda mucho tiempo para que pueda hacerlo eficazmente- sería lo mejor para su país y para sí mismo.

20210821. El ídolo con pies con zapatillas.

               No uno, sino todos los ídolos tienen los pies de barro, al estar hechos “a nuestra imagen y semejanza”, como Adán y todos nosotros, de ese frágil material. También, por supuesto, los jefes. Aunque les llamen “dios” sus lacayos, como a F. González. De ahí que, tras un tiempo, tienen que reconocer que están cansados, que les quitamos su libertad y retirarse a tiempo, como no hizo, por desgracia, González.

                 P. Sánchez tuvo una lucha titánica para acabar con los corruptos herederos de aquel “dios” sevillano. Después consiguió reunir a todos los demás partidos para echar al funesto -ahí están los tribunales- gobierno del PP. Su tercera, máxima e involuntaria batalla, que no desearía a nadie, fue el tener que dirigir, con relativo acierto -visto lo ocurrido en otros países- una crisis sanitaria y económica singular, con el añadido del frontal e irresponsable sabotaje de ese Vox y ese PP, que nunca olvidaremos.

                  Es natural, humano, casi inevitable, que al superar lo peor de esa tercera crisis Sánchez haya dado múltiples muestras de cansancio personal, como algunos de sus ministros, a los que ya ha sustituido. Acabamos de ver con tristeza su tardanza en reaccionar ante el imprevisto derrumbe final en Afganistán, por un agotamiento que simbolizan muy bien las zapatillas descubiertas bajo su “traje de faena” oficial. Muchos somos los que apreciamos gran parte de sus esfuerzos. Pero, por él mismo y por todos, muchos y convergentes hechos apuntan a que conviene que busque, “sin prisa pero sin pausa”, un adecuado sucesor suyo.