Lo «light» no es una ligereza