La religión como nicotina del pueblo