Derechos Humanos – 2018

20181231. El oso, la mona y el cerdo.

             Trump acaba de felicitar a Italia por su política inmigratoria. Me ha hecho recordar la fábula de Iriarte en la que el oso duda de su arte al bailar cuando no lo aprueba la mona, pero se retira cuando le felicita el cerdo: “Si el sabio no aprueba, malo; si el necio aplaude, peor”. Y conste que no tengo nada contra los cerdos.

20181201. El pescador y la ministra.

      El pescador Pascual Durá, como ya hizo dos veces su padre, no miró para atrás y rescató del mar a 12 náufragos. Lo increíble es que tengamos que considerar esto como muy noticioso y a él como un héroe, sabiendo el vía crucis a que se exponía y de hecho está pasando por culpa de unos Gobiernos sin entrañas. Este hecho muestra con crudeza hasta qué punto ha naufragado y se ha hundido nuestra humanidad. Lo mismo que, a mis 83 años, la actual ministra de Defensa, Margarita Robles, sea de los pocos políticos vivos que me parezcan respetables, por haber prohibido, aun conociendo a lo que se exponía y de hecho ha padecido, la entrega ilegal de un armamento asesino a Arabia Saudí. 

20181101. Ni los racistas admiten serlo.

                  Los racistas creen tener toda la razón, no ser exagerados, por lo que en general no admiten que se les llame así, máxime cuando les conviene disimularlo por alguna razón; como Torra, que se apresuró a borrar de Internet algunas de sus afirmaciones más racistas para ser President en Cataluña.

                   Ahora acabamos de sufrir otro caso antológico en una lamentable serie televisiva. Un (muy poco) humorista, un tal (muy poco) Ángel, apellidado Garó, después de exigir, a lo que no tenía derecho, exclusividad en mandar en la cocina (sic) y declarar que por ello había siempre a gritos, envió despectivamente a sus respectivos continentes a otros dos participantes, a quienes llamó también ignorantes, reptiles y otras lindezas. Pero, encima, super racista, tuvo la increíble desfachatez de repetirles varias veces que no toleraba que le llamaran por eso racista.

                   Así está claro que no hay ningún racista en un país en el que, desde la Cataluña con Torra (por eso hay tanto indeseable separatista) hasta la Andalucía de ese malaje (es decir, mal ángel), Garó siempre hemos padecido feroces luchas entre los peores descendientes de razas provenientes del norte o del sur.

20181020. También pagamos a la policía.

                        Sí, también pagamos a la policía los centenares de vecinos que vivimos en la Plaza Virgen del Romero y confluyentes. Entre nosotros no faltan enfermos, niños pequeños, trabajadores nocturnos y otras personas especialmente afectadas por los incívicos que invaden nuestros hogares con altavoces para vender su mercancía, a veces de dudoso origen y calidad. Destaca entre ellos una camioneta frutera que, viendo que aquí no se hace respetar la ley, viene ahora casi a diario, a pesar de nuestras repetidas denuncias a las fuerzas del orden… en esto y aquí inexistentes.

20180827. Fiestas inhumanas.


                                     En las fiestas se destapan y agigantan a veces los peores instintos de nuestra especie. Así el matar personas, como los gladiadores del circo romano, barbarie repetida e incluso agigantada no hace demasiado tiempo contra brujas y herejes, desahogo al que se añadía en ocasiones una corrida de toros; tortura y muerte de animales en que a veces también son heridos y muertos los toreros, tras lo que aumenta la asistencia del “respetable” público.

                                       Hoy, junto a la ya tan decadente “fiesta nacional” disminuyen mucho también las tradiciones festivas de torturar e incluso matar cabras, patos, pavos, gatos, etc. Parecería incluso un relativo progreso una nueva fiesta que consiste en destrozar “sólo” 145.000 kilos de tomates, como esta semana en Buñol. Pero, por más que se quiera disfrazar de que no son comestibles, esa Tomatina sí constituye un inmenso menosprecio y tortura para no pocos de los centenares de millones de desnutridos a los que ya llega de alguna manera información sobre esa gigantesca gamberrada, prohibida durante muchos años en su mismo pueblo y en algunos de los países más sensatos en que se ha intentado imitar.

20180518 Demasiadas firmas.

                                               Durante varios años he colaborado con una organización estadounidense que me pedía por email que firmara en apoyo de los derechos humanos de víctimas de terremotos, inundaciones, guerras, carencia de medicinas, etc., al mismo tiempo que me pedía una colaboración económica. Por desgracia, con el tiempo, esa loable Change.org ha ido cambiando a peor, hasta regirse por el criterio mercantil de que a más causas y más cercanas al receptor recibiría más dinero, y ahora inunda mi correo tales como la de un valenciano que pide que le firmemos para que la policía investigue quién mató a su gato. Respeto su pena, pero ya no a una organización que se aprovecha de ella para ponerla a la misma altura de una firma que masivas tragedias humanas, a las que así, de hecho y según mi opinión, banaliza, degrada e insulta. Hasta aquí hemos llegado.

20180627 Derechos humanos de los presos.

                                    Por muy antipáticos y hasta odiosos que nos resulten, los presos no deben pagar sino la pena que les adjudique definitivamente la Justicia, respetando sus derechos humanos, si no queremos ser iguales o peor que ellos. Incluso los terroristas de ETA, contra los que he luchado durante décadas por escrito y en la calle, no deben sufrir la pena adicional de la dispersión cuando y no es razonable pensar que esa medida ayuda a acabar con su banda. Sostener l contrario, como algunas víctimas suyas, es confundir la justicia con la venganza.

                                   Lo mismo se diga de los dirigentes catalanes presos por fomentar un a independencia ilegal, -contra la que, catalán, siempre me he opuesto también por escrito y en la calle- una vez pasado el periodo prudencia de instrucción judicial en otro lugar.

                                   Por  último, por más odiosa que nos parezca el historial de “La Manada”, -y, no me importa insistir también que llego décadas publicando  y luchando en la calle durante décadas contra el machismo- su libertad provisional tras su recurso y dadas las circunstancias del caso-cuya sentencia entera casi nadie ha leído- se ajusta a la ley; y constituye una triste realidad que incluso en altas autoridades del nuevo gobierno, en búsqueda de votos, usurpen el papel de la Justicia y pidan sin más que se les juzgue “según el  sentir popular” (la ministra Margarita Robles),  que es exactamente lo que hizo el nazismo y otras ideologías totalitarias,  según denunció ya, renunciando a participar en esa nueva Inquisición antidemocrática, vergüenza de España, una conocida figura de la judicatura.

20180127 El sermón genocida de Trump.

          En la cúpula de Davos, Trump ha proclamado: “Yo pongo EEUU primero y los demás deben hacer lo mismo con sus países”.  Esto parece, pero  es en realidad hoy es una criminal falsificación de la regla de  oro moral: “Amar al prójimo como a ti mismo”. Primero, porque hay quienes se aman tan mal  que sacrifican su misma vida por un premio eterno, como los terroristas; y que así no tienen escrúpulos en sacrificar la vida de los demás. Y segundo  porque el prójimo, el próximo, debe ser y es cada vez más no sólo el de tu cada, tu pueblo, tu nación o estado, sino el mundo entero; es una burla siniestra dar cada vez más cosas a los de tu rica casa mientras pasan hambre e incluso mueren de ella y guerras millones de seres humanos.

             Sólo el más cruel racismo, que considera “agujeros negros”  un aparte importante de los niños, mujeres y hombres del planeta, puede llegar a proponer como norma a los dirigentes mundiales esa enorme perversión de la regla de oro moral, ese deliberado genocidio de gran parte de nuestros contemporáneos.

201802 Los derechos humanos, primero.

                           Lo prioritario, da vergüenza tener que resaltarlo, son los derechos humanos. Lo digo porque veo con preocupación que, reincidiendo en lo mismo, hay unos grupos sociales que preparan una gran manifestación para marzo con el lema “Pan, trabajo y techo”. Pero el pan y el techo son derechos humanos elementales, mientras que el trabajo es “sólo” un deber en determinadas circunstancias –máxime en el sentido que se reclama ahí, pagado-, por lo que priorizarlo sobre el techo sería más propio de una manifestación patrocinada por la patronal.

20180616 ¿Nos maltratarán?

        Hemos avanzado en la lucha contra el maltrato infantil o en la pareja. Sin embargo, como se acaba de recordar en el día dedicado al tema, apenas se avanza en remediar el maltrato a los ancianos, de los que se calcula lo denuncian sólo en el dos por ciento de los casos.

       Nadie volverá a ser niño y la mitad de la población tampoco se transformará en el sexo más afectado por el maltrato en la pareja, la mujer; pero nadie puede asegurar que en su vejez no será víctima del maltrato familiar o institucional, difícil de denunciar entonces por dependencia, debilidad o senilidad. Dado que cada vez llegamos a ese estadio más personas y durante más años, si no por humanidad, al menos por interés propio deberíamos combatir mucho más esa tan cruel discriminación por la edad.

201803 Raza, criminalidad y cuervos carroñeros.

       El asesinato del niño Gabriel ha levantado una ola de comentarios racistas contra la dominicana autora confesa del hecho. Conviene recordar que la que en España se considera ser la primera víctima del racismo más “puro” e indiscriminado, por matarla por el color de su piel sin conocerla, fue también una mujer dominicana, Lucrecia, víctima de un varón racista español. Y que a través de la historia son muchísimos más los hombres y mujeres negros que han sido matados por hombres blancos españoles que al revés, lo que prueba la necedad o perversidad de quienes atribuyen peculiares instintos criminales a la otra raza.

       Esos racistas no tendrían eco si no se les añadieran buitres carroñeros que aprovechan los muertos para fomentar el escándalo en los medios de comunicación,  periodistas que –como denuncia un miembro de su profesión, Antonio Lucas, son la peor raza de este oficio (y de otros) agitando a los caimanes”, a los que importa poco la muerte ajena. De modo parecido actúan, añade Lucas, los políticos que quieren sacar tajada de cadáver. Baste recordar cómo, después de publicado ese artículo hemos escuchado comenzar su comparecencia especial en el Parlamento sobre la tragedia de las pensiones al actual presidente de Gobierno, mencionando el asesinato de Gabriel.

20180611 Un Gobierno cumplidor y humanitario.

                                       No le voté desde el milenio pasado, pero la decisión del nuevo Gobierno de España de acoger a los refugiados rescatados en el barco Aquarius es un gesto clave. Muestra que este Gobierno sí cumple con los acuerdos de la UE, que ya nos ha felicitado por ello. También es un rasgo humanitario que rescata en parte la barbarie que se está apoderando también de Europa, al negarse antes a recibirlos Italia y Malta, a pesar de la rebelión de parte de sus ciudadanos.

                                         Ojalá con esa y otras medidas, como las que ya empieza a implementar en favor de la salud, la educación, la ciencia, y la democracia tengamos pronto una sociedad mejor y no tener que avergonzarnos las bochornosas taras que había ido implementando el, encima tan corrupto, como se ha acabado de confirmar judicialmente este mismo día, Gobierno anterior.