Derechos Humanos – 2008

20081109. “La arruga es bella”, a veces.

                             Hay arrugas que son respetables, causadas por el paso natural de los años. Otras arrugas, las prematuras, si son causadas por una enfermedad, merecen además nuestra compasión; y cuando provienen del mucho trabajar por salir de una situación desfavorable, o ayudar a los demás, nuestra admiración. Otras, por el contrario, provienen de desequilibrios o excesos que –aunque no hayan perjudicado a otros- tienden a producirnos un lógico rechazo correspondiente. Como se ha dicho con respecto a la cara, a partir de una cierta edad, cada uno tiene las arrugas, que se merece; teniendo en los ancianos las arrugas bellas, como la cara hermosa, un fuerte contenido ético, imperceptible en la belleza de los más jóvenes.

                            De ahí que el conocido lema del movimiento contra la discriminación por edad, “La arruga es bella” no refleje una caprichosa toma de posición estética o, menos aún, una toma de posición a favor del “feísmo”, sino un serio y profundo programa en favor de conseguir llegar a una vejez equilibrada. Eso no sólo no se opone, sino que exige como su natural contrapartida denunciar de las arrugas provenientes de excesos negativos, que tienden a contaminar con su fealdad a todos los que tienen arrugas, y provocar el rechazo social hacia ellos.

                              Con más razón aún hay que denunciar a aquellos que pública, notoria y repetidamente se “arrugan” moralmente desde altos cargos, perjudicando gravemente a las personas cuyos derechos deberían defender. Así se ha denunciado con toda razón en la prensa el tan notorio como repetido renuncio, el arrugarse de la vicepresidenta de la Vega ante los fuertes ataques del más agresivo clericalismo (no digo de la religión o de la Iglesia en sí), o su servil apoyo a la reina tras su espectacular intromisión, contra su papel constitucional, en la vida y opiniones de los ciudadanos, fallo tan perjudicial hasta para la misma Corona, y explicable sólo por claros motivos irracionales.

20081107. Protectores o asesinos.

                              Si no por solidaridad humanitaria, yo no estaría tan tranquilo ni por seguridad propia. Porque tras detenciones no pocas veces arbitrarias, se están destapando demasiados casos de maltratos, e incluso muertes, en las comisarías. Se dirá que eso, por ahora, les ocurre casi “sólo” a los extranjeros. Pero cada vez hay inmigrantes de orígenes parecidos a nosotros, y con prisas o poca luz, o después de tomar yo el sol, o el agente alcohol, su duda “-¿Tú eres moro?” puede convertirse en certidumbre que le lleve a apretar mortalmente el gatillo, como ya sucedió en Madrid, y como mató en la oscuridad a Lucrecia otro “agente del orden”.

                            No se puede tapar el cielo con la mano: junto a una inmensa mayoría de agentes decentes y serviciales –faltaría más- esa profesión atrae a una pequeña, pero muy activa y dañina minoría de abusones, literalmente matones, que no siempre son detectados a tiempo, y ni siquiera expulsados y castigados ejemplarmente después, por sus crímenes doblemente dañinos para la sociedad.

                            Estos mismos días tenemos el espeluznante caso de un latinoamericano, que ya había denunciado un maltrato policial, y que, tras la primera noche en comisaría por no tener papeles en regla, amaneció “suicidado” según se ha aducido, pero, en circunstancias muy, muy sospechosas, y con un perfil personal y familiar que hace muy difícil de creer esa explicación policial. Una investigación exhaustiva e imparcial, un esclarecimiento público satisfactorio, y una justicia ejemplar, es lo menos que debe exigir la ciudadanía para poder seguir creyendo que vivimos en un país realmente de orden y justicia, en donde podamos confiar razonablemente en una policía que sea nuestra protección, y no otro peligro potencial, a veces grave e incluso mortal.

20081024. Sobre Margaret Atwood, Garzón y AI, de la que me doy de baja.

                        Ayer, 23 de octubre de 2008, me desperté con la muy desagradable sorpresa de unas declaraciones de M. Atwood, por lo menos ambiguas, que podían ser interpretadas, y así lo declaraban triunfantes en titulares LA RAZÓN y EL MUNDO, como un menosprecio a la actual actuación de Garzón a favor de las víctimas del franquismo. Coincidieron con otras declaraciones contrarias de Martín Pallín, apoyando lo que él califica de una segunda oportunidad que así nosproporciona Garzón de reinscribir dignamente nuestra historia; y, modestamente, con la publicación en varios medios de una carta mía en que yo también reclamaba el apoyo a Garzón, como tantos hicimos en sus campañas contra ETA y Pinochet.

                         Dado que M. Atwood es una activa socia de AI, como es notorio y constata cualquiera que consulte, incluso superficialmente, sus datos en Internet, cometí la ingenuidad de creer que AI de aquí estaría vivamente interesada en conectar de inmediato con ella para que desmintiera esa, ahora tan especialmente nociva, distorsión de sus palabras, o se disculpara en el caso improbable que las hubiera proferido. Escribí pues un e-mail a AI las 10,30 horas sobre ello y –dada la premura del tiempo, ya que hoy va a recibir el Premio Príncipe de Asturias- indicaba que si ella no había respondido positivamente a los requerimientos de AI –AI cuya actitud nunca imaginé que pudiera haber sido otra que una movilización plena e inmediata ante la situación- enviaría a las 17 a los medios, para que pudieran publicarla hoy 24, día en que ella recibe el Premio Príncipe de Asturias, una carta de denuncia de esas declaraciones nocivas para Garzón.

                          Ante la falta de acuse de recibo de mi mensaje, lógicamente calificado de URGENTE, llamé a las 13,30 al señor Beltrán. Estaba “reunido”, y su secretaria me indicó que le había llegado ya alguna denuncia del hecho y lo estaban investigando, pero que no encontraban ninguna mención directa a AI, dando la impresión –luego, tristemente, confirmada- de que a esos dirigentes de AI lo único que les interesaba no eran las repercusiones negativas para los derechos humanos de esas declaraciones, sino sólo el “buen nombre” (¡con esos métodos!) de AI. A las 15,15 llamé de nuevo, y de nuevo el señor “Beltrán estaba “reunido”, por lo que remití nuevo e-mail sobre el tema.

                         Esperé en vano una –alguna- respuesta hasta la hora indicada y, llevando aún más lejos mi ingenuidad, hasta las 18 horas, en que envié la carta de denuncia, recordando en mi misiva que el daño causado por esas declaraciones era aún mayor debido a la pertenencia de M. Atwood, y de modo notorio, a AI; carta que ha sido debidamente publicada esta mañana y espero que así, al menos para preservar “el buen nombre de AI” (¡!) sirva para moverles a reaccionar como debieran haber hecho desde el primer minuto. Carta que reproduzco más abajo.

                          Para más escarnio, más de dos horas después del límite, pasadas las 19 horas, recibí cinco escuetas líneas de un “coordinador” (¡!) en que me decía que por no ser portavoz de AI M. Atwood no podían intervenir. Ignoro si ese “Calderón” es tan inepto que cree lo que dice, o bien me cree tan inepto como para creérmelo. El colmo es que tuvo el descaro de adjuntarme un enlace de la página web de AI para que me enterara yo de hasta qué maravilloso punto AI apoya la actuación del juez Garzón. Vamos, es como el cura que, después de decirme que no puede socorrer al pobre que se está muriendo de frío a su puerta porque eso es misión de Cáritas o del Estado, me remite al Evangelio para que me entere de lo bueno que él es. De modo que, como he renunciado a ser miembro y sostener a ese atajo de hipócritas que constituyen hoy la Iglesia católica, asimismo me doy de baja de esta AI que actúa, como demuestran estos hechos, de un modo demasiado parecido e insoportable.

20081023. Premiar cuentos intolerables.

                                               Saben muy bien qué intereses defienden quienes han invitado a la canadiense Margaret Atwood para que venga a España a afirmar, y en estos momentos, que es demasiado tarde para juzgar al franquismo. Porque nunca, nunca es demasiado tarde para hacer justicia, para juzgar y condenar, al menos moralmente, tantos crímenes contra la humanidad. Y menos mal que por urdir ese cuento le han dado a esa cuentista “sólo” el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, y no el de la Concordia.

                                              Resulta de todo punto intolerable que, después de mal enterrar los cadáveres de tantos asesinados, se empleen ahora 50.000 euros nuestro dinero –sacándonoslos de nuestros impuestos- para intentar mal enterrar también la justicia, comprando a una persona de fachada, hasta ahora, aparentemente respetable, e incluso conocida socia de Amnistía Internacional. Pido, pues, que este 24 de octubre, en que se entrega tan escandaloso premio, los ciudadanos de bien expresen su más enérgico rechazo a este nuevo escarnio a los muertos y a los vivos por parte de algunos, demasiado “vivos”, y de sus cómplices, que callan como muertos.

20081023. Amnistía Internacional.

                                     Con enorme sorpresa y tristeza he leído esta mañana, destacado incluso en titulares en medios tan distintos como EL PAÍS, EL MUNDO y LA RAZÓN, unas declaraciones de la conocida activista de Amnistía Internacional Margaret Atwood  que no pueden interpretarse sino como un menor aprecio y, por tanto, en definitiva, un rechazo –como bien subrayan alborozados sus contrarios- a la iniciativa del juez Garzón en pro de las víctimas del franquismo.

                                     Como quiera que la iniciativa de Garzón, con todas sus limitaciones, constituye, a mi juicio –y de otras personas miembros también de AI a quienes he consultado ya esta mañana- un paso positivo en pro de los derechos humanos, objetivo central también de AI, les escribo con la urgencia que pide el daño que están causando esas supuestas declaraciones de Margaret Atwood, para que le pidan una confirmación de las mismas, o un adecuado –es decir, también claro y público- desmentido.

                                      Mucho les agradecería pues que me comuniquen de inmediato, por esta vía de Internet o al teléfono 914048724, la actuación que piensen ejercer a este respecto. Porque, dado que mañana recibe dicha señora el Premio Príncipe de Asturias en Oviedo, de no tener constancia de un adecuado desmentido por su parte, enviaré a las 17 horas un comunicado de protesta a la prensa nacional y local, y me personaré en dicha entrega de premios para hacer patente mi rechazo.

20081003. Asientos mayores.

En países con un cierto grado de educación -el Brasil, por ejemplo, que acabo de visitar- las personas se apresuran a ceder sus asientos en transporte colectivo a los ancianos, aun en lugares no reservados para ellos. Aquí en España no sólo esto no es corriente, incluso en los lugares reservados, sino que hasta hay quien tiene el valor de escribir una carta –la libertad de expresión sirve también para poner de relieve así los problemas- quejándose de que un anciano pidiera a una joven que le cediera ese asiento, “a pesar de que él no llevaba el bastón que indica la señal” (¡!) y de que la joven quizás estaría más cansada (¡¡!!). Además de inhumana, la discriminación a los ancianos es insensata, ya que el mismo autor de esa carta sufrirá un día esa discriminación a los mayores que hoy intenta fomentar.

20080926. Calumniosa insolidaridad.

                              Hablar mal de prójimo con falsos argumentos tiene un nombre muy feo. Y cuando se trata de todo un grupo de personas en situación de inferioridad, que poco pueden defenderse, eso merece un adjetivo aún peor. Sin embargo, he encontrado con demasiada frecuencia, incluso en los medios, antiguos emigrantes españoles que tienen como a orgullo denigrar a los que hoy vienen a España. Como demógrafo, puedo garantizar que, excepto en algunos pequeños grupos cerrados, como los chinos, en todos los países los inmigrantes -incluidos, en su día, los españoles-, cometen más faltas y delitos que su proporción en la población, por el simple hecho que su edad está cercana a aquella en que se cometen más delitos. A eso hay que añadir su mayor estado de necesidad, su falta de apoyo de familiares y amigos, su desconocimiento de las leyes y su mayor visibilidad. Tampoco es infrecuente, por desgracia, el que ciertos agentes de la autoridad no sólo los vigilen más que al resto de la población, sino que le atribuyan actos o intenciones delictivas, que los jueces pasan con mayor facilidad por verdaderas. Quizá eso debiera hacer reflexionar a ese y otrosex inmigrantes, a los que la prosperidad, conseguida en gran parte a costa del trabajo de los nuevos inmigrantes, les ha secado el corazón y hecho tan insolidarios.

20080916. Rajoy racista.

                                     Hipócrita e irresponsable, en vano intentará hoy, ante el tremendo escándalo social que ha provocado, esconder la mano, tras haber lanzado ayer tan enorme piedra en las apestosas aguas el más envenenador racismo. Precisamente porque no tiene nada que ver el que los españoles vayan, como desde hace tantos decenios, a la vendimia francesa, con el que los inmigrantes cobren (de lo que han cotizado con su trabajo) un mísero paro, las palabras de Rajoy muestran la profundidad de su racismo; semejante al racismo del fundador de su partido, ministro no arrepentido de un régimen fascista, en el que sus principales líderes actuales se encontraban encantados, como Mayor Oreja. Pero ¿que racista no intenta, hipócrita y cobardemente, negar que lo es, y echar la culpa de todo a los que él discrimina? ¡Ojalá Rajoy no tenga que emigrar un día, como tuvimos que hacer millones de españoles, de un sistema político tan despiadadamente racista como el régimen del que procede, y que él intenta –como ahora se le ha escapado decirlo- reinstaurar en España! Mientras, para que el pueblo español no olvide sus palabras, debería seguirle siempre una pancarta de advertencia: “Rajoy, racista, emigra”.

20080916. Rajoy, ni borracho


                              Aunque trajera un certificado médico de que estaba borracho. Eso sería aún más incriminatorio. Si se considera con justicia como agravante el que un conductor atropelle a alguien estando borracho, con mayor razón debe considerarse mucho peor el que el conductor del principal partido de la oposición atropelle así brutalmente con sus declaraciones a millones de inmigrantes; hasta el punto de criticar que 180.000 estén cobrando el paro –para lo que han cotizado- mientras subsiste la tan tradicional migración temporal de algunos miles de españoles a la vendimia francesa. En vano, ante las innumerables protestas, Rajoy balbucea después vanas y cobardes excusas, sin desdecirse de verdad ni pedir perdón por su barbaridad. Tan tremendo atropello, tan grave daño a la convivencia, no merece sino que se le retire de por vida el carné de conducir políticamente, es decir, el poder ser elegido en las urnas; por el bien de todos, y de su propio partido.

20080908. Que emigren esos gobernantes.

                             Si hay algo insufrible, es la actitud chulesca del culpable que, reprendido, se ríe del denunciante. Así, ante el reproche de la vicepresidenta por afirmar que la contratación de inmigrantes debía “aproximarse a cero”, el ministro Corbacho respondió con un: “Algo debí decir mal”; es decir, que se le reprendía por algo tan insignificante que todavía ni se había enterado de qué se trataba.

                             Dado que no ha sido cesado fulminantemente por su chulería, no cabe sino la explicación, bien desarrollada por un brillante analista político, de que ejercía como “policía malo” ante “policía bueno”, y que ambos, de la Vega y Corbacho, se estarán riendo ahora de nosotros, tras su bien planificada actuación para tomarnos insolentemente el pelo.

                             Así lo prueban también las declaraciones anteriores de Corbacho en el mismo sentido, y las del mismo presidente del Gobierno. Recordemos que, al aprobar el Gobierno español la reciente vergonzosa directiva europea sobre migración, Zapatero intentó actuar ahí como “policía bueno”, sosteniendo que era un avance progresista respecto ante los países que se portaban peor con los inmigrantes; y, al no salirle ese burdo truco, y seguir protestando la mayoría de los interlocutores sociales, explotó con la antidemocrática chulada de que sus adversarios mostraban “una ignorancia supina”.

Vamos, como para emigrar nosotros, si no conseguimos que “emigren” esos gobernantes.

20080815. Gitanos responsables.


                         Nadie puede hacernos más daño que nosotros mismos.  Con asombro y tristeza he observado que, en la misma manifestación en que los gitanos protestaban contra la persecución de que son objeto en Italia, una asociación suya mostraba su escudo, en el que destacaba sobre todo una rueda de carro. Es decir, que ellos mismos propagan una imagen suya de un trasnochado, arcaico nomadismo, tópico que favorece la discriminación de la que se están quejando. Y no hace tanto que un dirigente de esa asociación alababa a los gitanos por tener tantos hijos, otro elemento que tanto dificulta su ascenso e integración social. Parte de culpa tienen también ciertos grupos paternalistas “payos”, que les tratan como a menores tutelados, sin señalarles sus errores y pedirles seriamente que asuman sus responsabilidades.

20080813. La espiral del deshonor.

                                   Empeñada en defender lo indefendible ante un justamente indignado auditorio latinoamericano, la vicepresidenta ha repetido una y otra vez en el Nuevo Continente que la directiva europea de inmigración no será “nunca” aplicada en España, añadiendo a su tan agresivo contenido el agravio de tomar encima a sus interlocutores por tontos. Porque aunque hoy ella diga eso, mañana otro representante igual o superior de su Gobierno, u otro Gobierno de su partido, o de otro, podrá aplicarla sin más. Y, además, España ha sido especialmente responsable de la aprobación por la UE de esa, por antonomasia, “directiva de la vergüenza”.
                                   El Gobierno actual se está metiendo así cada vez más en una espiral destructiva parecida a la del PP de Aznar, de no reconocer su error al aprobar la guerra de Irak y, para disminuir sus responsabilidades, empeñarse en que el 11-M no fue una venganza islamista. Porque ese “argumento” insultante -por lo vacío que es y supone la inteligencia ajena- de la vicepresidenta no es sino un eco del menosprecio directo de Zapatero a quienes no aceptaran esa ley, tachando a muchos intelectuales y organizaciones, -mucho más imparciales, más cultas y, por tanto, en su conjunto, mucho más respetables que él-, de “ignorancia supina”. Mal está insultar desde abajo: pero cuando se hace desde el poder, y se mantiene, poco más cabe hacer, como en el caso de Aznar, que intentar frenar esa destructiva espiral del deshonor del Gobierno, esforzándose por cambiarlo para restablecer el juego democrático.

20080808. Récord olímpico de Bush.


Bush ha aterrizado en China disfrazado de misionero de los derechos humanos, siendo el culpable máximo de la muerte de centenares de miles de mujeres y niños en una guerra injusta en Irak, y responsable también en parte de muchos millones de muertos por hambre, por su proteccionismo agrícola y comercial; y su país acaba de menospreciar una vez más toda justicia y ley internacional al “ajusticiar” (¡!) en 48 horas a dos latinoamericanos. Merecería que por su récord olímpico de hipocresía le den la medalla de oro del cinismo, al triunfar en su propio campo a los anfitriones con ese máximo “cuento chino” de presentarse como defensor de los derechos humanos.

20080802. No todo es racismo.

        Yo soy, lo confieso, catalán; pero no me considero ofendido porque hayan retirado un video que explicaba sólo en catalán las instalaciones de un polideportivo que se va a estrenar en el sur de Madrid; se trataba, obviamente, de un mero error. Y aunque he protestado en la prensa de la lentitud con que se tramitan ciertos papeles para los inmigrantes, también les he explicado a ellos que ese maltrato no era puro racismo, sino que los españoles también sufrimos mucho por parte de la burocracia. Lo digo ahora porque, si se comprueba que antes habían sido muy amigas, eso confirmaría que la agresión por parte de sus compañeras a una chica ecuatoriana en Colmenarejo no ha sido un ataque racista, sino, aunque parezca paradójico, una señal de integración, de no marginación social, al tratarla igual –tan mal, en este caso- que al resto de sus compañeras.

         Un dirigente negro estadounidense observaba que se descubría si una audiencia blanca era racista cuando le aplaudía mucho incluso cuando él lo hacía mal. Por supuesto, hay que mejorar, y bastante, nuestra convivencia entre “blancos nativos”, que se pelean por dinero, equipos de fútbol o incluso lugares donde los ha nacido, sin culpa o mérito alguno suyo. Y también hay que mejorar mucho nuestra lucha contra el racismo, creciente por la mayor inmigración y la crisis económica; lucha aún muy imperfecta, como subrayan, con múltiples datos oficiales, las ONGs. Pero ver racismo por todos lados, exagerar la nota, resulta, como todo extremismo, contraproducente: eso envalentona a los racistas españoles, al hacerles creer que todos son como ellos; y fomenta la desconfianza de los inmigrantes hacia nosotros, lo que contribuye a degradar la convivencia.

20080802. Inmigrantes, mujeres, y los demás.


Yo soy, aunque no fanático, de los demás; es decir, aquí, un varón español. En nuestro gremio no somos angelitos; y es lógico que tengamos a serlo aún menos con los más débiles. Pero tampoco los inmigrantes ni las mujeres son angelitos, como pretenden, además de algunos listillos de esos gremios, algunos tontos del nuestro, considerándoles siempre inocentes, irresponsables, víctimas de abusos, que sin duda se dan a veces, pero hay que demostrar en cada caso, sin presuponerlos en todo conflicto. Su paternalismo es contraproducente, retrasando el momento en que esos grupos hoy discriminados puedan alcanzar la plena igualdad con el resto de la sociedad.

20080715. Discriminen por la edad.
                              La discriminación por la edad es de la que más se quejan en las encuestas los europeos. Y con toda razón, porque, a diferencia de la marginación por país de origen, raza o sexo, ésta nos puede alcanzar a todos y en cualquier momento. Creando criterios perversos, injustos, nada objetivos ni razonables, siempre se nos puede rechazar por ser demasiado jóvenes o viejos: es la discriminación universal.

                            Son víctimas suyas los jóvenes, aunque este rechazo contra ellos es, por su misma naturaleza, temporal, y ellos tienen energías y fundadas esperanzas de llegar a superar esa injusticia. Pero se discrimina, sobre todo, a los mayores, discriminación definitiva, más vil aún, por cuanto éstos tienen menos energías para defenderse. Es la discriminación preferida por ciertos dirigentes de poco valor y seguridad personal, que así evitan la competencia que la experiencia profesional y vital podría suponerles en una empresa u organización social o política, según podemos comprobar, a veces a escala gigantesca y muy nociva para una asociación determinada y, cuando ésta es importante, para la entera sociedad. “Quien tenga oídos para oír…”.

20080712. Guardans, bondadoso fariseo.
                              Simpaticé con el eurodiputado I. Guardans cuando denunciaba las indignas arbitrariedades que, en nombre de la seguridad, se cometían con los viajeros en los aeropuertos. Pero ahora, cuando se cometen injusticias mucho más graves –siempre en nombre de la sacrosanta seguridad- con otro tipo de viajeros distintos que él, Guardans se guarda de combatirlas; muy al contrario: se muestra satisfecho de haber cooperado a consolidar tales injusticias, con la excusa de que la ley que ha votado excluye algunos casos extremos.

                              Se repite la historia de aquellos piadosos políticos españoles que justificaban la expulsión de España de extraños y peligrosos grupos étnicos –judíos, moros, gitanos- como obra humanitaria para evitar las persecuciones incluso sangrientas de que estos grupos eran objeto por un pueblo fanatizado e inmisericorde, imbuido de la ideología racista que le inculcaban esos mismos políticos. Como ellos, Guardans exalta su misericordiosa obra de expulsión, y se declara víctima inocente de quienes, en su “ignorancia supina” –como diría Zapatero- le critican e insultan por “haber mejorado la protección” de los inmigrantes ilegales. Guardémonos mucho de esos nuevos bondadosos fariseos que vuelven a pedir sacrificios humanos para salvar al pueblo.

20080708. Racismo gubernamental.


                           Tiene importancia para integrarles el conceder, en determinadas circunstancias, el derecho a votar en los municipios a los inmigrantes. Pero el Congreso del PSOE la ha aprobado con la condición de que se conceda el mismo derecho a los españoles en el país del inmigrante; esto, como reconoce el mismo que la propuso, le quita casi todo su valor. Mucho valor, en cambio, muestra la cúpula del PSOE cuando cree que ese mínimo y trucado avance nos va a hacer olvidar que acaba de aprobar “la directiva de la vergüenza” para expulsarlos, así como el maltrato que tantos malos agentes del “orden” racista dan cada día y en tantas partes a los inmigrantes, atropellos que son denunciados por otros policías más honestos. Pocas cosas son más odiosas moralmente que este abusar de los débiles, ni más dañinas para el porvenir, e incluso ya el presente, de nuestro país.

20080703. De vergüenza en vergüenza.

                            El PSOE está en el Gobierno en parte por aquella actitud vergonzosa del PP el 11-M, le llevó a cometer muchas otras indignidades, hasta que la ciudadanía no pudo aguantar más. Debería haber aprendido la lección en cabeza ajena. Pero hoy leo en su diario, firmada por el eurodiputado del PSOE Luís Yañez-Barnuevo, otra defensa más de la también enorme vergüenza que ha sido la aprobación de la directiva de la vergüenza. No hace falta ser psiquiatra para comprender el “lapsus freudiano” que se le escapa cuando escribe que votó de modo “responsable” esa ley… a pesar de que sabía que iba a ser objeto por ello de “ataques despiadados”. Esa expresión debería aplicarse a los pobres e indefensos inmigrantes víctimas del acoso por esas medidas ya legales, no a los ricos y poderosos eurodiputados que así les acogotan. Menos mal que, sin que se le note demasiado un aire de “perdonavidas”, este político “responsable” añade que, a pesar de todo “respeta” a los eurodiputados que votaron en contra, y no les acusa –a ellos, y a tantos medios de difusión y ONGs que han denunciado fuertemente esa ley- de “ignorancia supina”, como hizo, en un alarde de talante poco democrático, su jefe, Zapatero.

20080703. Preguntas.
                               ¿Era antirracista Franco por confiar su seguridad a “la guardia mora”? ¿Y es Gadhafi antimachista por tener guardaespaldas femeninas, o Zapatero por escoger a tantas mujeres para su Gobierno?

20080620. Echarlos a la calle.

                              Al visitar una cárcel, un rey español encontró que todos los presos se declaraban inocentes, víctimas de errores judiciales; excepto uno, que confesó estar allí por haber robado una gallina, y al que el rey echó de prisión para que no contaminara a tantos inocentes. Hoy leo que el Gobierno “socialista obrero” va a investigar a los eurodiputados Borrell y Obiols porque no votaron a favor de la ley que crea los Guantánamos europeos. Que los eche sin más, no vayan a contaminar a los demás eurodiputados, fieles obedientes al pesebre que les da de comer aunque sea a costa aprobar la bien llamada directiva de la vergüenza, y de meter en la cárcel a los que cometen el horrible delito de emigrar por necesidad.

.

20080619. No a la Europa Apartheid.
                                  Como emigrado político durante la dictadura franquista, habiendo sido bien acogido durante décadas en distintos países de Europa y de América, quiero agradecer a los europarlamentarios españoles que han tenido el valor de oponerse a la directiva de la vergüenza contra los hoy inmigrantes. Exhorto a cuantos puedan, cada uno desde su lugar en la sociedad, a luchar contra esa degradación cada vez más fuerte y variada –como las 65 horas- hacia una Europa a las antípodas de aquella hacia la que muchos queremos dirigirnos.

20080610. 65 horas, ahora, aquí.

                            La historia se repite: como se dijo en tiempos de los nazis, la insolidaridad con los otros grupos perseguidos hace que al final les toque el turno a los mismos insolidarios para ser víctimas de los nuevos amos inmisericordes de Europa. Después de haber explotado como mano de obra barata durante tanto tiempo a los pueblos del Sur, y después en la misma Europa a los inmigrantes, encerándoles ahora que ha llegado la crisis en auténticos Guantánamos, los nuevos amos de Europa están hablando ya de imponer las sesenta y cinco horas a los mismos trabajadores europeos nativos, echando también aquí por la borda más de un siglo de progresos sociales. Esta Europa que se está forjando se parece cada vez más a la Santa Alianza de los patrones más feudales, encabezados por gigantescas multinacionales con un poder antidemocrático mayor que los antiguos señores de horca y cuchillo. No dejemos que su falso nacionalismo europeo sirve de tapadera de tanta basura, y reaccionemos por nosotros y por todos los sometidos al yugo de la injusticia social.

20080523. Humillar en los aeropuertos.


                         Es muy significativo el que se esté proyectando hace algún tiempo un anuncio televisivo, sin suscitar en este caso la denuncia de los profesionales implicados, en el que se ve manipular mucho un control de aeropuerto por parte de una agente, hasta que consigue dejar en calzones –de la marca X- a un joven. Esto pone literalmente al desnudo, más aún que las quejas de un conocido eurodiputado español, hasta qué punto dichas molestias, abusos e incluso humillaciones son corrientes, constituyen el “derecho de pernada” de esos funcionarios irresponsables. También muestra que hay  personas que, creyendo falsamente que es positivo darles una lección en carne propia los varones, o por puro espíritu de venganza, toleran o incluso apoyan la discriminación masculina, cuando nunca permitirían la femenina.

20080523. Más racista, tú.
                          Cuando las autoridades españoles reprocharon a los primeros nazis su política racista, que obligaba a llevar una estrella amarilla a los judíos, estos le replicaron que no hacían sino aplicar las normas de la inquisición española. Cuando ahora nuestras autoridades denuncian con no menos razón la política racista de los neofascistas italianos contra los inmigrantes ilegales, -ante los que la misma enviada del Parlamento Europeo se ha declarado “asustada y horrorizada”- esos gobernantes no han tenido que acudir a siglos atrás, sino que han replicado que este mismo Gobierno español se ha llegado a enviar la Legión y disparar contra ellos en Melilla. Bien está denunciar los excesos de nuestros vecinos y socios en la UE, pero hay que tener mucho cuidado también de que no nos puedan replicar, en ningún aspecto, un “y tú más”, para intentar autojustificarse y seguir con su inhumana conducta, tan dañina a la larga para todos nosotros.

20080523. Revindiquemos nuestra humanidad.
                              Los degenerados que zahieren a un discapacitado y encima colocan su repugnante “hazaña” en Internet, siendo por ello justamente detenidos y condenados, tienen ya un gran Maestro, que encima está cobrando mientras realiza su “faena” de burlarse, nada menos que desde un canal de televisión, de un ciego que baila. Si las autoridades no actúan de oficio, o el canal no le echa del modo deshonroso que se merece, los ciudadanos debemos reivindicar que somos dignos de ese nombre, y de ser seres humanos, manifestándonos de todas las formas legales a nuestro alcance, hasta que se haga justicia y quede ejemplarmente claro para posibles futuros impresentables que no admitimos tan cobardes ataques a nuestra convivencia.

20080523. Rajoy discriminador.


                        Los sistemas racistas, como el nazi o la antigua Sudáfrica, prohibían los matrimonios interraciales apelando a la discriminación que sufrirían los hijos mestizos… por parte de los mismos racistas. En modo parecido, mientras que ningún estudio serio, científico, indica que los hijos adoptivos de  los homosexuales sufran de suyo por ello, Rajoy quiere prohibir su adopción… por la discriminación a la que él y otros fundamentalistas religiosos y sociales les someterán después ¿Cabe mayor hipocresía, mayor discriminación, mayor integrismo, mayor inhumanidad? 

                       Recordemos que defender los derechos de las minorías es no sólo un deber de conciencia de todos, sino una eficaz medida ara proteger los de las mayorías.  Sólo podremos quejarnos de nosotros mismos si olvidamos que Rajoy es el sucesor directo y legítimo de quien jamás se ha arrepentido de aplastar los derechos de todos, siendo un ministro fundamental de la dictadura franquista, como es el fundador y aún presidente “de honor” de su partido, Manuel Fraga.

20080521. Racismo en Madrid.

¿Qué pasa en Madrid, reflejo en parte y en parte motor de lo que ocurre en toda España? Se multiplican las agresiones, e incluso los asesinatos racistas, de Lucrecia a Carlos. Más aún, contribuyendo eficazmente a aumentar la xenofobia, las autoridades prohíben las manifestaciones de protesta contra esos asesinatos, y permiten las manifestaciones racistas, incluso las más radicales y mentirosas en sus motivaciones, como ahora contra la española casa de cultura árabe, motín autorizado, a pesar del criterio opuesto de la delegación del Gobierno, por el Tribunal Superior de Justicia (sí, de Justicia, no digo de justicia) de Madrid.

                         Con razón Amnistía Internacional denuncia que estamos a la cola de Europa en la lucha contra el racismo, siendo de los cinco países de la UE que aún no tienen ni un organismo para luchar contra él. Mientras, en la Comunidad de Madrid, para tapar toda su política marginadora que fomenta el racismo, Esperanza Aguirre da a los “pobres extranjeros”” la sonrojante limosna de apadrinar sus actos folklóricos y, causa vergüenza hasta decirlo, reparte estos días chicles blancos y negros con lemas antirracistas.

20080517. Italia apartheid

                                 El nuevo Gobierno italiano, del que forma parte la derecha más xenófoba, ha proclamado una política de “mano dura” sobre inmigración. La policía ha practicado  masivas y alarmantes redadas, con centenares de detenidos y expulsiones ilegales. El populacho, enardecido por esas declaraciones y hechos, ha asaltado, destrozado y quemado diversos campamentos de inmigrantes, y el ministro Bossi lo ha aprobado, diciendo que “la gente hace lo que no consigue hacer la clase dirigente”.

                                   Ante este gravísimo ataque frontal, oficial, a los más elementales derechos humanos, cuyos efectos amenazan difundirse a toda la Unión Europea, la misma Iglesia italiana ha reclamado que se detengan “los extremismos contra los inmigrantes”. Y el Gobierno español ha cumplido con su obligación, declarando: “No compartimos la política de expulsiones sin respeto a la ley y tampoco las actuaciones que exalten la violencia, el racismo y la xenofobia”. Pero, como la mejor defensa es el ataque, el Gobierno de Berlusconi ha tenido el valor añadido de pretender que ha sido España con su denuncia, y no él mismo quien ha provocado una crisis con su inhumana política de apartheid, cada vez  más insostenible y finalmente catastrófica, en un mundo cada día más globalizado.

20080428. Derechos, para todos.

                           ¿Cómo puede reclamar que se respeten sus derechos quien empieza menospreciando los de muchos más?  Claro un  señor de Rivas, que escribe una carta*, tiene derecho a ir seguro en autobús, pero es absolutamente injusto y descalificador el confundir dolosamente los 50.000 habitantes de la Cañada Real con pequeños grupos de de pedigüeños, ladrones o drogadictos. El colmo es que pretenda meter en el mismo saco a cuatro explotadores que alquilan habitaciones a los más pobres con la inmensa mayoría de los que viven allí porque literalmente no tienen nada más. Y que apruebe los métodos inhumanos, anticonstitucionales, con los que se están realizando muchos de los actuales derribos.

20080408. Matar su mandarín.

                          Miles de franceses, individual y colectivamente, con esfuerzo e ingenio, han reivindicado el verdadero espíritu de los Juegos Olímpicos, reinstaurados también por un francés, y han protestado y hecho fracasar el desfile de la  antorcha olímpica por París. Esa masiva protesta idealista en la patria de los Derechos Humanos es también muy práctica: “Hoy por ti, mañana por mi”. La reivindicación de la “fraternidad”, en un mundo tan globalizado, hace que ese “mañana” se convierta en “hoy mismo”. El famoso apólogo de Balzac, “Matar su mandarín”, -que ahora sería  permitir que siga la opresión del pueblo tibetano y del propio pueblo chino para obtener provecho propio-,  es, cada día más, no sólo un crimen, sino también una necedad que se paga rápidamente muy caro.

20080328. Racismo puritano.

                          Se pregunta  Begoña Llovet si no es preocupante que TVE promocione la “grosera” canción “machista y racista” que habla de una “mulata” que baila “con las bragas en la mano”. Pues sí es preocupante, y mucho, pero el que el puritanismo y la envidia intente eliminar la competencia de un mucho mayor y mejor erotismo de otras mujeres, procurando cubrir y ocultar, con falso paternalismo “a lo talibán”, a ese grupo humano, esas brasileñas. Es el tristemente clásico intentar hacer pasar como lucha contra el sexismo lo que es la más pura y tradicional represión del sexo.

                          Ese proteccionismo no reclamado por las interesadas revela también, sin querer, un sentimiento de superioridad moral, un racismo poco disimulado, que intenta freudianamente proyectar acusatoriamente en otros; racismo no menos dañino en definitiva que el de quienes han negado con falsas razones aceptar entre nosotros, entrar en España, a otros brasileños. Mejor haría en denunciar, como Rosa de Lera  en otra carta a EL PAÍS el mismo 28 de marzo, el complejo de inferioridad que lleva a supervestirse a algunas mujeres, como hicieron las ministra para el Vogue.

20080313. Racismo oficial.


Esperemos que no se trate de una mera pose electoral del PSOE ante el racismo que destilaban ciertas actitudes y propuestas del PP contra los inmigrantes, y que el Gobierno emprenda de inmediato medidas para frenar las tendencias racistas demasiado presentes en nuestra sociedad e incluso en organismos oficiales, como el denigrante trato que reciben demasiados extranjeros en el mismísimo aeropuerto de Barajas, hasta el punto que estos días ha provocado un tan sonrojante y dañino conflicto diplomático con el Brasil. Algo parecido se diga del repetido e institucionalizado maltrato racista que reciben los inmigrantes en el Centro de Internamiento de Carabanchel, en el mismo Madrid, lo que ya ha sido objeto de múltiples denuncias y manifestaciones de protesta.

20080208. Jefes racistas.

                            El “señorito” Arias Cañete se queja de que los inmigrantes no sirven ni para camareros. No se trata sólo de un repugnante clasismo. Recuerdo muy bien las manifestaciones de protesta frente a su Ministerio de Agricultura, cuando él recomendaba a los productores que vendieran a Latinoamérica las “harinas locas”, propugnando así oficialmente un racismo envenenador hasta el genocidio; y lo tremendo no son las palabras, sino los hechos.

                            Ese Cañete fue nombrado y era corresponsable de un Aznar que expulsó ilegalmente a 103 inmigrantes drogados, muchos de ellos a la muerte, y que respondió con una sonrisa cínica a las protestas: “-Había un problema, y se ha resuelto”; un Aznar que exigía también a Venezuela que entregara su petróleo a Bush porque los pueblos latinoamericanos “estaban condenados por la historia”; y cuyo digno y eterno segundón, Rajoy, propone ahora un hoy forzado contrato a los emigrantes que –en lo que no hace sino repetir las leyes vigentes y comunes a todos- apesta a racismo y xenofobia.

                           ¡Qué vergüenza para nuestro país que esos individuos representen a una parte importante de nuestra población, que con sus votos hace recaer sobre sí y sobre todos los españoles la mancha de tan inhumano racismo!

20080121. Propaganda y censura dañinas.

                                    ¿Cómo hablar de fracaso de la vergonzosa manifestación racista y xenófoba del 20 de enero en Madrid? Sus 170 manifestantes han encontrado así gratis un increíble eco propagandístico en los medios, que otras veces callaron o relegaron a un rincón distintas manifestaciones de miles de personas de toda España en favor de la república.

                                      Esperemos que una mayor madurez política haga comprender que no basta la buena intención de fomentar así la democracia, sino que cualquier exceso en hablar, aunque sea en su contra,  de los racistas, -como de los terroristas- así como cualquier  censura y amordazamiento de quienes propugnan otra forma legítima de convivencia, como la república, daña objetivamente ese mismo sistema democrático.

20080108. Contra Papá Noel. 


Oí hablar de una «simpática» reivindicación de los Reyes Magos frente a Papa Noel, realizada por una agencia de publicidad que quería hacerse propaganda. Algo normal hasta que la fuerte crítica de un periodista que analizó su web me hizo visitarla con creciente incredulidad e indignación. Apenas cabe mayor insulto a los Reyes que el increíble, antológico cúmulo de comportamientos asociales que les atribuyen esos pésimos profesionales de www.yosoydelosreyes magos.com. Porque esos falsos Reyes Magos son: 1) Xenófobos (excluyen a Papá Noel: «¿De dónde vienes?»). 2) Homófobos (Papá Noel, con esos tacones, parece un travestido). 3) Discriminadores por edad (Papá Noel es rechazado por «viejo»). 4) Discriminadores por su cuerpo («gordo», «enano»…). 5) Groseramente insultantes («puto», «jodido»…). 6) Calumniadores (le acusan de tomar cocaína, emborracharse…). 7) Discriminadores sexuales (óiganse las frases finales de ese engendro filmado).
8) Demagogos (acusan a Papá Noel de la miseria del sur por fomentar el consumismo, cuando ellos hacen lo mismo). 9) Cobardes (atacan muchos a uno solo). 10) Muy violentos, hasta propinarle múltiples golpes y vanagloriarse de cometer con Papá Noel un «asesinato patrocinado». Con esos publicistas amigos y defensores, ni los Reyes Magos ni la religión ni los españoles necesitamos enemigos. ¿Cómo se puede caer tan bajo, degenerar la convivencia hasta ese punto, hacer bromas tan pesadas, insultantes, violentas y excluyentes?