Comunicación y Censura – 2010

20100720. Pequeña publicidad.

                             Con la excusa de limpieza y estética, después de suprimir los pocos espacios públicos aún destinados a ello, el ayuntamiento de Madrid prohibió todo tipo de carteles, gracias a los cuales los que vivían muchas  empresas familiares, y  muchas pequeñas organizaciones sociales y políticas, pudiendo anunciarse ahora sólo quienes tienen tanto dinero que pueden hacerlo en los grandes soportes en las calles, o en los medios de comunicación. Y ahora, en esta época de crisis, veo que aún hay quien pide que también se “limpie” hasta mínima publicidad o propaganda en los parabrisas de los vehículos. Quizá conviniera a algunos tener una visión más completa, o menos egoísta, de la realidad, respetando más el derecho de los más débiles a ganarse la vida o expresar sus opiniones.

20100715. Los periodistas son humanos.

                  El beso que el guardameta español Casillas dio a su novia periodista, que le entrevistaba en un momento especialmente emotivo, al acabar de ganar el Mundial de fútbol, ha dado la vuelta al mundo, con casi universal aplauso. Sólo han disentido los más puritanos, en los grupos islamistas musulmanes, y alguna envidiosa pseudo feminista española, que consideró “poco profesional” el que se besaran. Los y las periodistas son seres humanos, no autómatas. Recordemos las tan sesgadas críticas “profesionales” al periodista que, habiendo perdido a su hermano en la guerra de Irak, y aún sabiendo que sufriría su integridad física y su libertad, lanzó su zapato contra Bush. ¡Vivan los novios y los amantes de la libertad!

20100625. Respuesta a la crisis.

                               En un diario de difusión nacional encuentro que las noticias más leídas tienen que ver con los deportes –fútbol, tenis- o con un accidente ferroviario, pero ninguna de cómo nuestros vecinos franceses –como los italianos y griegos antes- luchan contra la crisis saliendo por millones contra las medidas que, contra sus derechos y nivel de vida, toma un presidente de derechas.  Aquí los sindicatos llaman a protestar… dentro de tres meses. Esta pasividad colectiva también forma parte, y muy importante, de nuestra crisis.

20100519. Lectores, relegados.

A pesar de ser de las secciones más leídas, 20 minutos bate hoy un triste record de falta de atención a sus lectores, a los que ha ido relegando,  deSDE las dos y hasta tres páginas de cartas que antes dedicaba a los que, en definitiva –vía anunciantes- le sostienen, hasta el rinconcito de una sola al que hoy margina dos únicas cartas. ¡Qué lástima!

20100506. Pasarse de la raya.

                            Sería de risa, si no fuera tan lamentable, profesional y políticamente. Un diario madrileño pregunta a sus lectores si Rajoy “es la solución de España”. Como muchos de sus mismos lectores, aun siendo muy de derechas, no le quieren, responden que sí sólo  un 30,7 por ciento, y que no,  un 69,3. Pero, queriendo tener la razón a toda costa, el diario no duda en pasarse de la raya, con un gráfico en que el la línea del sí es parecida –con una longitud tres cuartos de la otra- a la del no, y no menos de la mitad, como corresponde a las cifras que da el mismo periódico.

20100313. Democracia censurada.

                                     ¿Qué democracia es esta, en la que se tergiversan las opiniones de los que confían sus quejas, incluso los diarios que pretenden ser abiertos, como EL PERIÓDICO? Una carta de Bilbao critica las falsas condenas a Israel de las Naciones Unidas, la Unión Europea y España, que sigue vendiéndole armas, según leo en otros medios, que la publican sin censura. Pero EL PERIÓDICO  (13 de marzo 2010) sólo denuncia la actitud de los Estados Unidos al respecto. ¿De verdad que lo que hacen no les da vergüenza?

20100311. Falsas informaciones.

                                     Desde hace tres años, día  sí y día también no falta algún medio de comunicación –a veces, el mismo, con notable valor- que anuncia muy serio que el precio de la vivienda ha tocado suelo “según los expertos”. La verdad es que los más reputados organismos internacionales consideran que en marzo de 2010 el precio de la vivienda es aún superior, en un treinta por ciento en promedio, a su valor real. Dado los miles de millones que esperan sacar las inmobiliarias de quienes crean esa “noticia”, no es de extrañar que exista también entre los periodistas peor informados o corruptos quienes se hagan eco y cómplices de esa aún monumental estafa a la población, culpable en gran medida de la gravedad de nuestra crisis económica.

20100221. Bendito Internet.

                                  Internet constituye un avance histórico de la humanidad, comparable a la invención de la imprenta, al poner al alcance del último rincón del mundo el acervo cultural mundial. Un pueblo culto no puede ser dominado, y los dictadores de cualquier color intentan desesperadamente frenarlo. Ahora el cardenal golpista de Honduras, Oscar Rodríguez, el que incluso negaba que hubieran matado a nadie sus cómplices, cuando ya había cadáveres en las calles, pide “un ayuno de Internet” durante la Cuaresma. No cabe mayor bendición involuntaria a Internet que tener esos enemigos.

20100220. Record de coherencia.

                                     Es digno de figurar en el libro de los record el diario madrileño que un día llenó su portada con el titular “Hitler murió defendiendo la Cristiandad”, porque, después de 40 años de franquismo y casi otros tantos ya de postfranquismo, hoy publica, en un alarde de continuidad ideológica, que quienes denunciaban en Oviedo a Aznar como criminal de guerra “le insultaban sin ton ni son”.

20100111. Basura periodística.

                                         Se puede estar a favor o en contra del fondo o la forma de celebrar una fiesta, como Nochevieja o Reyes Magos. Pero repetir, año tras año, como noticia especial, el número de kilos de basura recogidos, sin ninguna incidencia especial, es eso: basura periodística.

20100109. Democracia a la carta.

                                    Un sociólogo especializado en periodismo ha analizado la evolución de nuestro sistema político en la prensa. La tendencia es muy clara, incluso  en la sección de cartas de los lectores. El espacio dedicado a ellas, en vez de crecer hasta equipararse a los países democráticos de nuestro entorno, ha disminuido bastante. Incluso algunos han tapado del todo la boca a los ciudadanos, suprimiendo la sección; con una dictadura, hasta un asno gobierna sin problemas, decía Cavour.

                                      En lo cualitativo no se ve tan claro, porque la misma censura oculta en parte sus maniobras, aunque a veces los cortes y manipulaciones quedan al desnudo al publicar por entero las mismas cartas otros medios. Y se observa también una manipulación la creciente “moda” de “premiar”  ciertas cartas, destacándolas. Incluso, comenta el citado sociólogo, hace 20 años los lunes se publicaban más cartas con críticas de los de abajo, y ahora ocurre al revés; porque los fines de semana, ausentes los jefes, las escogían los periodistas jóvenes,  ahora más conservadores, por miedo a perder sus precarios empleos, hipotecas, etc. Así va nuestra “democracia a la carta”, con un menú que de nuevo está cada vez más manipulado y más favorable para los de arriba.

20100102. Amenazado de muerte.

                           Mientras repartía en un mercado surafricano unos folletos que explicaban los peligros del fumar, fui amenazado por un hombre: “¡Yo, al que me quita el pan de mis hijos, lo mato!”. A mis preguntas, respondió que era el vendedor de tabaco de la zona. Y al argumentarle yo que vendiera, como los demás hacían, productos sanos, me respondió una y otra vez que no, que sólo podía vender aquello (¡!). También, cuando, el año 1981, repartía en Madrid folletos explicando los métodos anticonceptivos, también recibí amenazas de muerte, e incluso fui agredido físicamente.

                             Bien conocen esa resistencia ante las nuevas doctrina los cristianos, cuyo fundador fue crucificado por los escribas y fariseos por blasfemo, como mataron después a muchos seguidores suyos, según estuvo a punto de serlo san Pablo tras predicar en Éfeso, atacado por los fabricantes de estatuas de la diosa Diana. Así, pues, sólo un mayor grado de civilización permite quizá que  yo, y otros defensores de las hoy “novedades”, podamos contarlas, sin haber perecido ya a manos de bárbaros grupos fanatizados, a los que siguen incitando a acabar con nosotros los escribas y fariseos actuales; sí, esos que siguen condenando incluso los anticonceptivos contra el SIDA y el aborto en peligro de muerte para la mujer, y cuyos seguidores amenazan, agreden e incluso en ocasiones llegan a matar a quienes no se someten a sus dictados en pro de una vida… oprimida por esos talibanes de Occidente.