Comunicación y Censura – 2001

20010321. ABC y verdad.

Usted perdone, pero a veces siento casi envidia de los lectores de un diario madrileño que hace todo lo posible, y hasta lo inimaginable, lo “imaginativo”, para presentarles a los suyos las cosas del modo más favorable a su ideología, de modo que se sientan más optimistas… aunque el pesimista, como se suele decir, esté mejor informado.

Por limitarme a “ejemplos”, digamos, numéricos, se ha denunciado que hace poco, este diario, progubernamental, pretendía –contra lo que reconocían otros medios- que la manifestación contra su Plan Hidrológico “no había llegado a 200.000 personas”, cuando de hecho reunió a más y, por supuesto, a muchísimos más de los que los seguidores de la ideología de ese diario nunca consiguieron juntar.

Volviendo a las andadas, estos días ese diario se empeña en dar una cifra de la manifestación estatal contra la Ley de Extranjería diez veces menor que la estimada por sus organizadores, actuando exactamente al revés de cómo hace cuando se trata de sus manifestaciones, como una contra la libertad de a abortar (de los demás, por supuesto), manifestación antológica en más de un sentido, cuyo “ingente” seguimiento ese diario intentó “probar”… duplicando la masa de la gente fotografiada, burda manipulación que la repetición de los mismos edificio ponía de manifiesto a ojos más críticos que los de sus tradicionales lectores. Volviendo al revés el dicho aristotélico, el lema de ese diario tan “optimista” parece ser: “Amiga es la verdad, pero más amigos son mis amigos”.