Política – USA – 2018

20180716 Enemigos de Trump, no de EEUU.

                                  Tiene razón Trump al declarar a la UE “enemiga” suya. Y a mucha honra nuestra. Porque, incluso por defensa propia, nos oponemos a quien se enorgullece de poder impunemente separar a los hijos de sus padres, violar a las mujeres, matar a capricho en la calle 42 de Nueva York, hacer pagar a sus víctimas los muros que impedirán entrar en su país a los pueblos cuyos capitales han sido saqueados por sus cómplices y que encima amenaza con guerras sin límites y bombardea a los rebeldes a su tiranía.

                                   No somos, por el contrario, enemigos del conjunto del pueblo norteamericano que, aunque seducido en parte por una obsesiva propaganda engañosa, fomentada incluso por quienes quieren hundirlo, como Rusia, se ha negado mayoritariamente a votar a Trump, obteniendo más de ocho millones de votos más sus oponentes, aunque -como en otros lugares- una torcida le electoral le haya permitido gobernar a ese, como ya estamos sufriendo, peligrosísimo machista, racista y supremacista Trump.

20190123 Sin vergüenza o peor, como Trump.

                          No le da vergüenza ser hoy el dirigente peor valorado por sus mismos militantes; ni haber perdido vertiginosamente millones de votantes; ni haber sido decisivo para que siga gobernando en España su peor adversario político; ni que sigan gobernando en Cataluña los separatistas que quieren que nadie pueda gobernar ya, como él pretendía, en toda España. Tampoco le da vergüenza haber liquidado deprisa a todos los demás fundadores de su partido y amordazado la Comisión de Garantías de su partido; ni ser un denunciado machista, típico cambia-parejas; ni ser financiado, que sepamos, por Irán y Venezuela; ni volver a reclamar manifestaciones tras decir que es de tontos creer que sirven para algo; ni seguir pegado como una lapa al sillón después de todo eso y de repetir mil veces que quería dejar la política enseguida. 

                         Una de dos: o Pablo Manuel Iglesias es un desequilibrado, como se dice de Trump, o como él está manipulado por algún grupo o país que quiere debilitar, destrozar, incluso territorialmente, España o incluso toda Europa. Pero, al revés que en EEUU, aquí no se manifiestan estamentos que investiguen a fondo está ya gravísima situación.

20190729 Trump promueve guerras.

                                            La escalada de tensión con Irán de Trump nos recuerda, entre otras, la recientemente tenida con Corea del Norte, sin olvidar la posterior aprobación suya a la capitalidad de Jerusalén para Israel, que fomenta otros conflictos bélicos. Más descarado por su carácter desequilibrado, estas insensatas provocaciones no hacen sino rebelar y agravar más un trágico fallo del sistema. Ya el presidente Eisenhower denunció en su discurso final el enorme peligro de suponía la complicidad entre el poder político y la industria del armamento; lo que también sufrimos en España, hasta el inconcebible descaro del ex ministro de Defensa de Rajoy, Morenés. Si no nos defendemos mejor, allí aquí, de esos “defensores de la democracia, acabarán con ella y con nosotros mismos