Ecología – 2018

201801 Ahorrar agua al ducharse.

Nada menos que un ministro de Agricultura nos llegó a aconsejar ducharnos con agua fría para no malgastarla, esperando que llegue e l agua la caliente. Y mi hermana nos acaba de regalar por Reyes unos relojes impermeables para regular el tiempo que pasamos en la ducha, aunque yo creo que debiéramos estar en ella tan poco –para ahorrar agua, por supuesto- que no lo necesitáramos. Por eso me atrevo a revelar el “truco” de poner un cubo grande para recoger toda el agua aún fría y utilizarlo después para el váter; si el agua recogida hace que pese mucho, se le puede colocar otro cupo y usarlo primero, repartiendo el peso y agua.

20180319 De toreros y equilibristas.

Tras la muerte de un torero en la arena no sólo no disminuye, sino que aumenta ese negocio… que demuestra así ser el de atraer a un morboso “respetable” público (cada cual se enorgullece de lo que carece), ansioso de gozar viendo como hay quienes, por necesidad o ambición, arriesgan su vida para divertirles. De ahí que un Papa, tan válido como Francisco, excomulgó por suicidas a los toreros, para no hablar de los que les pagan por exponer su vida por su diversión. Lo mismo habría que decir de los acróbatas, -como éste hoy cuarto muerto, por actuar sin malla-, en el Circo del Sol, así como de quienes les  pagan por ello. Todavía tenemos entre nosotros demasiados sádicos con buena conciencia y todavía alguna tolerancia social.

20180623  El nuevo rey y los toros

                                         El cambio generacional, a pesar del largo reinado de Juan Carlos I, no ha supuesto aquí un cambio de conducta para Felipe VI. Sigue presidiendo corridas de toros, un espectáculo cada día más rechazado, y con mayor fuerza, por casi el 80 por ciento delos ciudadanos.   Nada hay más contrario, en efecto, al avance moral que el ver a un “respetable” público (no hay que calificar de respetable al de otros espectáculos)  pagar para divertirse viendo sufrir y morir a unos animales y, de vez en cuando, también a un hombre.

                                         Quizá la consagración  con su presencia  de ese sangrante circo pueda confirmar la  adhesión a su persona e institución de ciertas personas, pero no dude que confirma a muchas más sobre lo anticuado de su institución, como de ese ya ruinoso espectáculo, que sólo se sostiene gracias al dinero que contra nuestra voluntad se destina al mismo; lo que aumenta, como es lógico, la indignación ante todo ello de la inmensa mayoría de los españoles que queremos ver desaparecer ese sangriento espectáculo que infama -sí mancha la fama- de España.

20181214 No somos toros, torero.

                               Ante el fuerte rechazo social que ha recibido, el torero Fran Rivera, tras provocarnos, ha pretendido esquivarnos, burlarse de nosotros, como se dedica a hacer con los toros. Porque tras difundirse su imagen rodeado de símbolos franquistas y fascistas de un bar, dice ahora que el video fue difundido “por casualidad”, que él es “apolítico”, que fue a ese sitio “por curiosidad”. Pero reconoce que ya le advirtieron que no fuera ahí, por la fama de “facha” que ya tenía. Más aún, hace propaganda directa de Vox afirmando que es lógico que le voten los taurinos, porque defiende el toreo. Pero nosotros no somos toros, irracionales, torero.

                               Hace cien años había toreros y taurinos apolíticos y de todos los colores. Hoy basta pasar por una plaza de tortura y muerte de un animal, de una persona o de ambos para conocer la pinta, el color del “respetable” que paga por ver ese inhumano espectáculo. En triste retroceso civilizatorio, ya el PP lo cambió del ministerio de Interior al de Cultura, reivindicándolo como tradición, como antes la cultura y fiesta exigía quemar al contrario ideológico -al hereje- y, antes aún y por más tiempo, bien asado a la parrilla, comérselo.

20180705 Peligrosos linces.

                                       Ocurre con demasiada frecuencia que los linces mueran atropellados. Pero no se nos informa de los accidentes que por esa causa han tenido ya los también inocentes conductores y sus acompañantes, ni del peligro creciente –como su número- de esa realmente salvaje convivencia.

                                Ahora se propone crear lo que parecen también ser “autopistas salvajes”, cuya efectividad, al revés que su alto coste, parece pequeña.  Si se pretende seguir con esta sangrienta convivencia, caiga quien caiga, incluidos los autodenominados racionales, sugiero que al menos se proteja a los linces criados en cautividad, instruyéndolos –como ya se hace con otras especies- con proyecciones que les hagan captar el peligro que para ellos suponen los vehículos, como el riesgo que, sin tener ojos de lince, ya sabemos que su encuentro fortuito constituye para los conductores y sus acompañantes.

20180505 Ridículo cartel torero.

 Es un desesperado intento más de reivindicar lo indefendible. Así es el nuevo y ridículo cartel de propaganda en Madrid de las corridas de toros ¡aún en 2018!  Porque cuando cada día se van cerrado más  plazas de ese bochornoso espectáculo, intenta en vano ocultarlo indicando que actuarán toreros de distintos países. Y para hacer “sexy” ese cruel sadismo (incluso para los toreros, tantas veces heridos e incluso muertos) tiene el descaro de presentarlos  en cueros, con los pantalones bajados casi hasta los genitales. En sus pechos desnudos pinta símbolos de culturas primitivas, cuya barbarie –como en Méjico- sí refleja bien lo que aún se atreven a reproducir en esta “fiesta” salvaje.  ¿Cuándo les dará por fin vergüenza  el torear, esa vergüenza nacional?

20180413 Un gol a Florentino.

    “Poderoso caballero es don Dinero”. Y más aún cuando consigue aliarse con la pasión que atrae a sus templos más fieles en nuestra época, a escala mundial. Sin moverse de casa, el director de un conocido club de fútbol ha conseguido, contra todas las leyes y toda humanidad, desviar 30 kilómetros un río de Guatemala que abastecía a 30.000 nativos. Pero Greenpeace acaba de meterle un gol a  es Florentino que destruye hasta la flora del lugar, al cerrar la llave de paso del agua de su empresa ACS, para que sienta algo lo que significa privar de ese elemento imprescindible para la vida, ese elemental derecho humano.