Derechos Humanos – 2021

20210113 Condena ejemplar al violento.

        Gracias a la cooperación ciudadana, que dio a conocer, incluso con fotografía, al culpable, éste se ha tenido que entregar a la policía. Un alivio para toda la ciudadanía, no sólo para una aislada, joven mujer extranjera, su víctima inicial. Porque al rechazar su actitud otros viajeros del Metro -como quien le tomó su foto identificatoria- les amenazó con agredirlos físicamente. 

        Los que ejecutan actos racistas, está comprobado, son individuos peligrosos para los demás, sin distinción de color, a los que conviene frenar en beneficio de todos con condenas ejemplares, aunque se entreguen, como ese incivilizado se ha visto obligado a hacer para intentar evitar, tan identificado, que su inevitable detención agrave aún más su condena.