Derechos Humanos – 2020

20200712 Falso escandalo racista.    

      Antena 3 parecía discriminar brutalmente a 9 inmigrantes de 70 personas. Sólo un visionado a cámara lenta permitía comprobar que el cuadro, tapado parcialmente por el locutor en aquel momento, refería esas cantidades ha hechos muy distintos de unos y otros.

      Antena 3 se ha disculpado por esa infortunada coincidencia, pero no por un “error”, que habría constituido un incalificable acto, aunque fuera inconsciente, de racismo. Sin embargo, no han faltado algunos que mucho después, por incapacidad o por motivos menos disculpables aún, el dañino bulo de que fue una imperdonable muestra de racismo que desacreditaría a la emisora. Así lo constato en Sergio Navarro, de Microsoft News. A cada cual hay que darle la responsabilidad que realmente se merece por sus actos.

20200802 Un fanático en la NBA.

                     Desde la muerte de George Floyd, todos los jugadores de la NBA protestan con rodilla en tierra y camiseta alusiva a ese crimen. Ahora se ha negado a hacerlo uno de ellos, puertorriqueño y clérigo de un grupo cristiano, que afirma que esa no es la respuesta, sino que “la vida de los negros y de todos se apoya en el evangelio”.

                 Se comprendería el rechazo de Jonathan Isaac si ese gesto fuera contra su religión, o simplemente no quisiera protestar, como sería su derecho. Pero al despreciarlo como inútil proclama por vía de hecho y de palabra que sólo vale su peculiar concepción del evangelio. Negarse a una acción cuya fuerza es la unión y solidaridad es intentar hacer propaganda de su particular iglesia y de sí mismo, por más que intente negar esa evidencia. Es debilitar la luchar por la igualdad contra la injusticia, aprovechar a la víctima para sus propios intereses, es fanatismo bajo capa de religión.

20201125 Discriminar huele mal.

       Hacer escuelas para negros para protegerlos de los blancos huele hoy fatal. Segregar a las niñas de menos de diez años de los niños porque son del “sexo débil”, discriminado durante milenios, simplemente apesta. De ahí que la ley actual niegue ayudas con el dinero de todos a las escuelas segregacionistas; ley contra la que se ha alzado el TSJ de Cataluña.

         Esta oposición tiene como raíz ideológica principal a la Iglesia católica, poseedora de la mayoría de las escuelas privadas… de comunión educacional con los tres cuartos de los españoles. Es decir, son la fábrica de una secta (camino) diferente al de casi todos, muy contrario al espíritu del Evangelio y a lo que necesitamos en España, cuya geografía e historia hace todavía tan difícil la unión de que ya disfrutan otros países modernos. De hecho, tenemos el doble de escuelas privadas que el promedio de la UE, en la que una mayor educación pública común, no pocas veces incluso única, facilita los acuerdos y el buen desarrollo de la democracia, de la que los jerarcas eclesiásticos huyen como del demonio.

20200209 Antisemitas.

       Hay una interminable escala, desde el ridículo “Si no me prestas tu cepillo de dientes eres antisemita” al trágico “Si protestas contra que matemos a palestinos desarmados lo eres” (como si los palestinos no fueran también semitas). Ese chantaje de racismo -proyección freudiana del suyo- amenaza cuantos nos oponemos a los muchos abusos que desde tiempos bíblicos ejecutan muchos judíos, reclamando encima su derecho a hacerlo por ser “el pueblo escogido”.     

      Hoy, el gran edificio ahora dedicado a la labor humanitaria de acoger a los solicitantes de asilo ha sido entregado para un proyecto de museo judío. Por supuesto, háganlo ellos, si quieren, pero no con nuestro dinero, que de sobra tienen, sin despojar a los más necesitados. No somos antisemitas por oponernos a ese expolio, como tiene el descaro de insinuar el alcalde Almeida, pero tampoco somos tontos. Muy claro está que el vicepresidente de la institución de ese museo es Ruiz-Gallardón, como en su día Aguirre estuvo muy interesada en proyectos no menos inmorales con otros “judíos escogidos”.

20200821 Con los hambrientos no se juega.

                 Estamos lo más duro del verano, cuando llega al máximo la necesidad vital hasta de comer en las personas más necesitadas, presas de esa pobreza increíble que la ONU ha denunciado este mismo año existe en España. Sin embargo, después de perder meses en rencillas entre los partidos de Gobierno, sólo el 15 de junio se permitió solicitar un nuevo y mezquino, pero con trompetas por Sánchez e Iglesias, “ingreso mínimo vital”. En los tres primeros días, prueba de su angustiosa necesidad, ya se recibieron 212.000 solicitudes; y, en total, han sido 750.000.

                  Dos meses después, las nuevas prestaciones reconocidas por la Seguridad Social han sido 6.000 (sí, seis mil), es decir, sólo el uno por ciento de las presentadas, según informa elDiario.es, periódico al que nadie tachará de ir contra este Gobierno. Otros medios ofrecen datos aún peores. Los sindicatos anuncian movilizaciones a primeros de mes. El Gobierno se descalifica así mucho más que pudiera hacerlo cualquier adversario político.  Con los hambrientos no se juega.

20200912 Dañina impunidad.

               La gratuidad y gravedad del ataque racista de tres jóvenes de 17 años en el metro de Madrid pone una vez más al desnudo un problema aún mucho mayor. La multiplicación de ataques por pequeños grupos de menores de 18 años, a veces del mismo curso, por motivos políticos, deportivos, económicos o raciales, al amparo de su impunidad hasta los 18 años. Son jóvenes imbuidos de ideas extremas en estos campos, que no han tenido aún tiempo de contrastar y que además están dotados, al consumir más alimentos, de una mayor fuerza física. También esa pésima experiencia llevará a algunos a continuar, de una u otra manera, sus abusos en pandilla después de los 18 años.

                Es evidente que una persona tiene responsabilidad desde que tiene uso de razón, aumentando ambas a la par. Incluso un cardenal español proponía hacer poco bajar la edad de la razón a los 5 años. Sea la que sea su edad, no cabe duda que los niños y jóvenes, cada vez menos “menores”, deberían ir respondiendo crecientemente por sus actos, hasta alcanzar los 18 años o quizá algunos menos en que su edad sirva de atenuante, no eximente, si queremos formar mejor y tener una sociedad en que no reine tanta y tan dañina impunidad.

    20200719 Lepe, poca broma, esclavistas.

           Los vecinos de Lepe son conocidos por hacerse pasar por tontos. Pero desde ahora deberán ser conocidos por pasarse de listos, por explotar y encima cometer por tercera vez ahora la canallada -el adjetivo se queda corto- de incendiar cobardemente por la noche, tres veces en una semana, haciéndoles perder hasta su documentación, las míseras chabolas de 400 trabajadores extranjeros. Los del pueblo le explotan al máximo desde hace 20 años.

            No se trata, no, de cuatro ricos sin extrañas o cuatro ultras descerebrados, como se pretende hacemos creer. En Lepe, con 27.000 habitantes, El municipio más poblado de Huelva después de su capital, su alcaldía está en poder de quienes todos sabemos y, en vez de dar una solución medianamente decente al problema, aprovechó el año pasado el día de reflexión para votar y desalojó a algunos trabajadores que se habían refugiado para protestar en el campo de fútbol. Y cuando el PSOE denunció la situación, pintaron freudianamente en su local lo que ellos sí que son: “Traidores” a los más elementales derechos humanos, esclavistas del siglo XXI; peor, porque antes se cuidaba a los esclavos, que eran caros, mientras que ahora hay miserables que piden trabajadores y los maltratan hasta esos extremos, esperando sustituirlos por otros a quienes pagar aún menos. Lepe ha sido denunciado ya hace pocos meses por el relator de las Naciones Unidas, para vergüenza de toda España.